"El coche para la libertad" de Bush sigue adelante

El mayor consumidor del petróleo del mundo, EE.UU., ha comenzado a invertir en el desarrollo de vehículos de hidrógeno. El denominado "Freedom CAR" ("Coche para la libertad") empieza a recibir apoyo de la Administración estadounidense, que quiere romper las ataduras que le unen al mercado del crudo.

"El coche para la libertad" de Bush sigue adelante
"El coche para la libertad" de Bush sigue adelante

En la actualidad, EE.UU. estudia un posible bombardeo a Irak, aunque, antes de decidir cualquier acción bélica, la Administración norteamericana analiza detenidamente la reacción del mercado petrolífero. Estados Unidos es el principal consumidor de crudo del mundo, un hecho que le hace muy dependiente del exterior.

Quizás por dicha debilidad, el equipo del presidente Bush ha decidido lanzar una nueva campaña en pro de vehículos movidos por hidrógeno, un programa que se ha bautizado con el sugerente nombre de "Freedom CAR" (Coche para la libertad).

Las primeras inversiones ya están sobre la mesa: el departamento de Energía estadounidense ha anunciado que destinará 150 millones de dólares (171,638 millones de euros, es decir, 28.558 millones de pesetas) de los presupuestos para el año 2003. Eso sí, los expertos aseguran que el desarrollo del proyecto saldrá mucho más caro y tendrá que superar lo que denominan el "dilema del pollo y el huevo".

Los coches no llegarán si antes no están puestas las gasolineras, pero la infraestructura no se desarrollará si no hay coches en el mercado que necesiten este tipo de combustible.

En la actualidad, existe la tecnología suficiente para desarrollar este tipo de vehículos, pero la infraestructura, es decir, las gasolineras específicas todavía no han llegado. "Una de las razones del éxito del automóvil es que se puede conseguir combustible prácticamente en cada esquina", ha asegurado Robert Stempel, antes ejecutivo de GM y ahora uno de los directores del nuevo plan.

Los expertos aseguran que crear una red de estaciones de servicio de hidrógeno costaría entre 100 y 600 mil millones de dólares, dependiendo de la demanda.

Si quieres saber más sobre esta energía limpia, no te pierdas este

Untitled Document

reportaje.