El coche de hidrógeno de Opel pasa por España

Ya ha recorrido más de 9.000 de los 10.000 kilómetros que tiene su gira europea (el Opel Fuel Cell Marathon); la “etapa" de hoy pasa por nuestro país. Autopista Online ha probado el coche de hidrógeno de Opel, que llegará a la producción en 2010, y te contamos nuestras primeras impresiones al volante.

El coche de hidrógeno de Opel pasa por España
El coche de hidrógeno de Opel pasa por España

El Hydrogen3, como se conoce al Opel Zafira propulsado mediante hidrógeno, salió de Hammerfest (Noruega) y ya ha recorrido más de 9.000 de los 10.000 kilómetros que lo separan de su destino: Lisboa. Ayer fue presentado en el Instituto Tecnológico de Aragón y hoy continuará su viaje por España, camino de Lisboa. Aún quedan seis años para que este vehículo se ponga a la venta, pero ya se especula sobre las plantas que se encargarán de su montaje. La factoría de Opel en Figueruelas (Zaragoza) podría ser una de ellas, como ha indicado el presidente de la automovilística en España, Juan José Sanz. “Aragón va a ser una región pionera en el desarrollo de la energía mediante hidrógeno y hay posibilidades de traer parte de la producción del nuevo modelo. Nosotros vamos a luchar por ello", ha asegurado.Por su parte, el presidente aragonés, Marcelino Iglesias, ha recordado la creación de la Fundación del Hidrógeno, que coloca a la zona en la primera línea de las investigaciones sobre esta fuente de propulsión.La fabricación en serie del Hydrogen3 abarataría su precio (el prototipo cuesta alrededor de 80.000 euros). El objetivo es conseguir que el motor tenga un precio similar a uno de gasóleo, ya que se pretende evitar que el modelo sea una utopía y no pueda estar al alcance del público. Ya han conseguido que su fiabilidad, según los técnicos del fabricante, sea similar a una mecánica Diesel. Según Opel, este sistema, que tiene aproximadamente un diez por ciento menos de piezas que un motor convencional, puede llegar a los 160.000 kilómetros de duración, cifra equiparable a los actuales Diesel. Además, su rendimiento energético es muy elevado, en torno al 36 por ciento, frente al actual 22 por ciento que presenta hoy en día un motor Diesel de inyección directa de combustible. La energía utilizada es limpia, independiente, no produce residuos y, lo más importante, es ilimitada.Si tenemos en cuenta la población mundial actual (en torno a los 6.000 millones de personas) y la que habrá dentro de 25 años (unos 8.000 millones de seres humanos) podemos apreciar con mayor claridad la importancia que tienen las energías alternativas al petróleo, un bien escaso, caro y conflictivo. En la actualidad, un 12 por ciento de la población dispone de automóvil, pero para el año 2030 se estima que casi el 18 por ciento de la población mundial sea propietaria de un vehículo, ya que naciones como la India o China, con espectaculares cifras de población, están registrando importantes cifras de crecimiento.Sin embargo, existen varios problemas. El principal es el almacenamiento del combustible, pues la tecnología no podrá prosperar sin un número suficiente de centros de repostaje. Además, el hidrógeno debe conservarse a una temperatura de 253 grados bajo cero o a una presión muy alta.Este Opel Zafira acelera de 0 a 100 km/h en 16 segundos, alcanza una velocidad máxima de 160 km/h y cuenta con un motor eléctrico de 60 kW (82 CV) que ofrece un par máximo de 215 Nm. Un depósito capaz de almacenar 4,5 kilos de hidrógeno le proporciona una autonomía de 400 kilómetros. No contamina y apenas produce ruido. Aprovechando que el Zafira Hydrogen3 pasaba por Madrid, hemos tenido la oportunidad de realizar una pequeña toma de contacto en las inmediaciones del INSIA (Instituto Universitario de Investigación del Automóvil de la Universidad Politécnica) y comprobar que ¡funciona de verdad!

A simple vista, se trata de un Zafira normal y corriente, ya que no hay elementos exteriores que lo diferencien de las versiones convencionales. Sin embargo, en el interior sí hay algunos detalles que revelan que estamos ante un vehículo diferente. Para empezar, podemos apreciar que no existe palanca de cambios convencional; en su lugar se ha instalado una caja de cambios automática con pulsadores electrónicos para seleccionar la marcha hacia delante “D", parking “P" o marcha atrás “R".

También es diferente la pantalla central del salpicadero, en la que ahora se muestran multitud de parámetros sobre el funcionamiento del motor, el rendimiento de las baterías o la temperatura del sistema y el correcto funcionamiento de todos los componentes.

La siguiente diferencia apreciable es la altura de las plazas posteriores, que han sido elevadas en unos centímetros con la intención de alojar bajo el asiento el depósito de combustible, uno de los elementos más delicados del sistema, pues la volatilidad del hidrógeno es muy elevada y requiere una elevada protección térmica.

El resto de componentes visibles son exactamente iguales a los que podemos encontrar en un Opel Zafira convencional, mandos, instrumentación, asientos... Incluso elementos como los frenos, la dirección o las suspensiones no difieren demasiado de las versiones de calle del Zafira. Tan sólo el peso, 1.590 kg, frente a los 1.485 kg que anunciaba una versión Diesel de potencia equivalente (el primer Zafira 2.0 DTI de 82 CV).

Una vez dentro, lo primero que nos llama la atención es la ausencia de ruido. ¿No está en marcha? Realmente, no. El Hydrogen3 inicia el movimiento de forma automática con sólo pisar el pedal del acelerador, de forma suave y continua. El potente motor asíncrono trifásico que incorpora es capaz de proporcionar una elevada dosis de par desde los inicios del giro hasta las 12.000 rpm que es capaz de suministrar. De forma similar a un motor Diesel de unos 100 CV de potencia, el curioso artefacto transmite una sensación de poder plena y contundente de forma bastante silenciosa (el ruido que se aprecia proviene en mayor medida de la rodadura y las fricciones que del propio motor eléctrico). Acelera correctamente y proporciona buenas recuperaciones, aunque, lógicamente, no hemos podido tomar datos de prestaciones. Para eso ya tendremos tiempo...El presidente de Opel España ha indicado que General Motors, Mercedes, Honda, Toyota y Ford también se han volcado en el desarrollo de vehículos impulsados con hidrógeno. “Todos creen que será el futuro y que el petróleo, poco a poco, se irá agotando. Su precio será muy alto, por lo que debemos tener otras energías alternativas", ha señalado.No hace falta adelantarse en el tiempo para observar el creciente temor ante el agotamiento del petróleo. La escalada de precios que ha sufrido a lo largo del último mes ha calado hondo en los mercados: los consumidores demandan vehículos que consuman poco, una situación de la que el Toyota Prius está sacando provecho.

Este automóvil híbrido (propulsado mediante gasolina y electricidad) ha aumentado un tercio su producción. En abril, ésta ha pasado de las 7.500 a las 10.000 unidades al mes, según Shigeru Hayakawa, portavoz de la compañía en Tokio. Aunque el vehículo es un 10 por ciento más caro que modelos similares de gasolina (cuesta 20.500 euros), cada vez más compradores se sienten atraídos por el ahorro de combustible que proporciona. El Prius puede recorrer 89 kilómetros con un galón (3,78 litros) de carburante, un valor especialmente apreciado por los conductores estadounidenses desde que la gasolina ha subido un 39 por ciento, hasta los 1,69 euros/galón.Las cifras son explícitas: las ventas del Prius han llegado a las 37.396 unidades durante los cuatro primeros meses del año (más del doble de las registradas en 2003), debido a la demanda existente en Estados Unidos y Japón. Este año, podría alcanzar un récord de 130.000 matriculaciones. Además, el modelo sólo ha permanecido una media de seis días en los concesionarios estadounidenses durante el mes pasado. No se recordaba un tiempo tan limitado para vender un coche en el mayor mercado automovilístico del mundo, señala “Cinco Días".Toyota instalará estos motores híbridos en camionetas, vehículos todo terreno y sus automóviles de lujo Lexus. Además, vende esta tecnología a Nissan y Ford, marcas que también proyectan mecánicas mixtas para sus modelos: el Ford Escape contará con estos propulsores desde el mes que viene, mientras que Nissan lanzará en EEUU un sedán híbrido –llamado Altama- en 2006.La tecnología de hidrógeno no es la única empleada para abaratar el consumo de un vehículo: la luz solar también se ha utilizado en este cometido. El mejor ejemplo de ello es el Nuna2, un coche de 5 metros de largo, 1,8 de ancho y 0,8 de alto que estará en Madrid el próximo día 10.

Ha sido desarrollado por 12 estudiantes de la universidad holandesa de Delft y, desde el 29 de mayo, ha recorrido 6.500 kilómetros. Así, ha mostrado por diferentes ciudades europeas sus células fotovoltaicas, sus 250 kilos y sus tres ruedas (dos delanteras y una trasera). También ha dejado sorprendidos a todos aquellos que lo han visto, ya que puede desarrollar una velocidad máxima de 170 km/h, convirtiéndose en el vehículo solar más rápido construido hasta la fecha (no en vano ya ha ganado el World Solar Challenge de Australia).