El Cherokee vuelca en una prueba de eslalon

El Jeep Cherokee acaba de meterse en una auténtica tormenta en Estados Unidos. Una revista de Detroit lo ha sometido a una exigente prueba de conducción en eslalon. El coche volcó durante el transcurso del test. Es la primera vez en 10 años que esta revista se encuentra ante un caso semejante.

El Cherokee vuelca en una prueba de  eslalon
El Cherokee vuelca en una prueba de eslalon

Se repite el escándalo que se produjo cuando el Clase A de Mercedes no superó la famosa Prueba del Alce. Ahora le ha tocado el turno al nuevo Cherokee, que en Estados Unidos se denomina Liberty. La revista

Auto Week</font color="#0000CC">, con sede en Detroit, acaba de hacer público que el modelo de Jeep no ha sido capaz de superar una exigente prueba de conducción.

La prueba, muy parecida a la del alce, consistía en llevar el Cherokee a 64 km/h a lo largo de un circuito de eslalon de 147 metros marcado por ocho conos situados a 21 metros uno de otro. Ante la sorpresa de los periodistas, el todo terreno de Jeep volcó de frente y rotó hacia el lado derecho al afrontar uno de los virajes.

Todo el lateral derecho, así como el techo y el morro quedaron aplastados, y uno de los editores de la revista, el ingeniero industrial Pete Albercht, sufrió cortes en sus manos y lesiones en el cuello.

Según los responsables de Auto Week, es la primera vez en diez años que un coche vuelca cuando lo someten a este examen. Aseguran que la velocidad era la habitual en la prueba y no superior a la empleada para realizar otros test. "Nuestro eslalon no ha sido diseñado para inducir al vuelco", sentencian.
También explican que durante la prueba el coche realizó varios trompos, algo que "no es inusual en este tipo de exámenes".

A este exigente trato han sido sometidos últimamente coches como el BMW X5 y el Land Rover Discovery, que no llegaron a volcar pero sí levantaron las dos ruedas de un lado.

Jeep niega que haya peligro
Ante este reportaje, DaimlerChrysler, y más directamente su marca Jeep, han salido al paso para defender a su modelo. Portavoces de la marca en Detroit insisten en señalar que la metodología de examen es demasiado dura y cuestionan su validez para medir la maniobrabilidad del coche. Creen que no se puede aplicar al modo de conducción de un propietario normal del Cherokee.

Tras el accidente registrado por Auto Week, Jeep envió un técnico en accidentes, Gregory Stephens, que trabaja para Collision Research and Analysis, una compañía especializada en investigar accidentes de tráfico.

Stephens dictaminó que el coche probado dio dos vuelcos completos y que iba a una velocidad en torno a lo 64 km/h. Calculó que su movimiento de rotación en función de un eje vertical durante el vuelco era de 100 grados por segundo. Esto significa que el coche hacía trompos mientras volcaba.

El experto atribuyó el accidente a una "combinación de circunstancias". Cree que nada en el coche falló para producir el accidente.

Ante una leve variación de pavimento en el punto de vuelco, sugirió que el Cherokee podía haberse deslizado en un tramo de baja fricción para después bloquearse las ruedas en otro punto de alto agarre. Esta especie de "tropezón" fue el inicio del vuelco.

Stephens considera probable que el chasis hubiera acumulado energías e inercias a lo largo del eslalon, dando lugar a un "efecto péndulo"

El informe de este perito fue presentado por Jeep a los editores de Auto Week. Jack Broomall, uno de los responsables del desarrollo del Cherokee, aseguró haber hecho la misma prueba sin problemas.

Los representantes de Jeep se aferran al mal estado del pavimento de la pista de pruebas como causa del incidente. "Nunca habríamos probado allí", dice Broomall.

Aseguran también en Jeep que han sometido al Cherokee a test similares pero más estandarizados, con 30 metros entre cada cono, como hacen algunas organizaciones de consumidores en Estados Uniodos (su metodología ha creado mucha polémica). En estos ensayos, no se produjo ningún incidente.

Prueba en común
Ante sus discrepancias, los técnicos de la marca y los periodistas repitieron el test en el circuito propuesto por Jeep, con el asfalto en buen estado.

Allí, los editores de Auto Week repitieron su técnica con el Cherokee y demostraron que, de nuevo, el todo terreno sufría más de lo normal y levantaba las dos ruedas derechas. El piloto escapó de la emergencia gracias a una hábil maniobra defensiva.

El artículo de Auto Week señala que los representantes de Jeep estaban "sorprendidos". Tras muchas disquisiciones, la marca cree que el test no sirve para medir las cualidades de un coche de este tipo, diseñado sobre todo para el trabajo todo terreno. Sugieren que una incorrecta manipulación de freno, acelerador y embrague provocó inercias demasiado fuertes para el coche. Señalan sobre todo el desembrague durante el ataque de una curva como una de las principales causas.

Los editores de Auto Week cierran su artículo recordando que este incidente no demuestra nada. Dicen que únicamente prueba que los todo terreno ligeros, los SUV, son mucho más difíciles de conducir que los coches normales cuando se llevan al extremo.

La NHTSA advierte del peligro
No es la primera vez que se habla del riesgo que los todo terreno tienen ante los vuelcos. De hecho, sus manuales de instrucciones lo advierten.

Un paso más allá, la NHTSA, la Agencia Federal Estadounidense de Seguridad Vial, alertó en febrero de las dificultades que plantean estos vehículos. Entonces publicó un estudio que había hecho con los 30 coches más populares del país. Evaluando sus posibilidades de volcar, demostró que la tendencia de los todo terreno es mucho más alta que la de otros formatos. En el examen estaban SUV como el Ford Explorer, el Mitsubishi Montero, el Nissan Pathfinder y el Grand Cherokee, también de Jeep.

El Montero también tuvo su polémica cuando una asociación de consumidores estadounidense lo puso a prueba en un eslalon con conos a 30 metros. El coche japonés pisó dos obstáculos y lo calificaron de "inaceptable". La discusión aún colea.

Desde la NHTSA se recuerda que el 90 por ciento de los vuelcos de todo terreno se produce fuera del asfalto, no como ha sucedido en el test de Auto Week.

De todos modos, como la metodología empleada no pone a todo el mundo de acuerdo, la Agencia trabaja en el desarrollo de test más normalizados.

Si quieres leer el artículo de Auto Week y ver las fotos de la prueba, cuya publicación estamos negociando, haz click

Aquí</font color="#0000CC">.
Los mejores vídeos