El carné por puntos dará que hablar

Según una encuesta que maneja la DGT, los españoles creemos que mueren al año en carretera unas 500 personas. Pero son 5.000. Tráfico asegura que ya es hora de hablar sobre los accidentes y el carné por puntos servirá para encender el debate.

Los conductores aplauden el carné por puntos
Los conductores aplauden el carné por puntos

Todavía no ha arrancado y ya se ha convertido en una de las medidas más discutidas de todas las adoptadas por la DGT. El carné por puntos es el asunto estrella de tertulias y Tráfico lo aplaude. Según el director de Tráfico, Pere Navarro, la nueva licencia ha abierto un importante debate sobre la seguridad vial y los accidentes en España. Los conductores parecen desconocer que, cada año, pierden la vida en nuestra carretera 5.000 personas y que en cuatro de cada cinco siniestros ha habido una infracción. El carné por puntos nace –por tanto- para remover conciencias, pero también, como apunta Navarro, para atacar “directamente al reincidente": antes tenía permiso “para toda la vida" y ahora lo recibirá como un “crédito social", ha explicado. Para navidades, todos los conductores tendremos que conocer su funcionamiento, ya que su implantación será inminente. Sin embargo, aún muchos desconocen cómo se perderán y recuperarán los puntos.

¿Acabará con la siniestralidad? ¿Los conductores estarán más indefensos? ¿Evitará la reincidencia? ¿Iremos con miedo por "si perdemos puntos"? ¿Son más efectivas las multas económicas?
Participa en nuestros foros.
La nueva licencia de conducir es la gran esperanza de nuestras carreteras, según sus promotores. Sin embargo, el carné por puntos no será una varita mágica que acabe definitivamente con la siniestralidad en España. Hay que trabajar en otros campos. Así, el Congreso acaba de establecer como obligatorios el cinturón en todos los autobuses escolares. Sin embargo, varios grupos políticos piden que se vaya más lejos: solicitan también otros dispositivos de retención, como cojines elevadores o sillitas para los niños de entre 10 y 36 kilos de peso, y que la medida también se aplique en el transporte ocasional que utilizan los menores para las excursiones escolares. Otra medida que también recibió ayer luz verde en el Congreso fue la implantación de alcoholímetros “homologados y controlados" en los bares que sirven bebidas alcohólicas. Su instalación será voluntaria, ya que, según los promotores de la medida (CiU), “no se pretende que sean policías con sus clientes". Sin embargo, no hay que olvidar que “los establecimientos donde se consumen bebidas alcohólicas, especialmente aquellos que congregan gente joven, son espacios donde se genera un riesgo elevado de posteriores accidentes de tráfico", han explicado. La DGT asegura que, en los últimos dos años, ha canjeado el permiso de conducir a más de 400.000 inmigrantes; es decir, un 30 por ciento más que en los dos años precedentes. Los expertos advierten de que, en muchas ocasiones, estos canjes responden más a criterios geopolíticos que a la seguridad vial. Un ejemplo lo tendríamos con el caso marroquí: no se les pide ningún examen para homologar sus carnés, pero en el reino alauí la siniestralidad es una de las más altas del mundo. Según las estadísticas de Tráfico, en ese país, de cada 100.000 muertes, 213 se producen en carretera. En España, esa cifra se reduce a 0,2 (y no olvidemos que tenemos una de las peores tasas de toda Europa).