El buen humor antes de debate contrasta con las protestas a la entrada de TV3

El buen humor y las bromas entre los siete candidatos a la presidencia de la Generalitat en los instantes previos al arranque del debate electoral en TV3 ha contrastado con las protestas por los recortes por parte de los trabajadores de la cadena autonómica catalana en la entrada de los estudios.

Una pancarta con el lema 'No a la externalización' ha dado una tensa bienvenida a los candidatos a su llegada a los estudios de TV3. La primera en toparse con ellos ha sido la candidata popular, Alicia Sánchez-Camacho, quien ha llegado casi una hora y media antes del inicio del debate.

Le han seguido, paulatinamente, Alfons López Tena (Solidaritat) -que ha llegado en motocicleta-, Albert Rivera (Ciutadans), Oriol Junqueras (ERC), Pere Navarro (PSC) y Artur Mas (CiU). El último ha sido Joan Herrera (ICV-EUiA), el único sin embargo que se ha parado a conversar con los trabajadores de TV3 que se manifestaban.

El debate se ha empezado a disputar antes en las redes sociales. López Tena avisaba en su cuenta de Twitter que estaba 'preparado para explicar en el debate' su hoja de ruta soberanista, mientras que Rivera recordaba que 'Ciutadans sería la voz de la regeneración democrática'. 'A punto para el debate', se limitaba a decir Navarro.

Eran las pocas sensaciones a las que los periodistas podían acceder en los momentos previos, porque no han tenido acceso a los camerinos. En ellos, no obstante, ha podido saberse que Junqueras y su equipo alejaban los nervios escuchando música, como 'Alan Sebastian' o 'La Casa Azul'.

Ya en la foto a siete en el plató, Herrera, al ser preguntado por qué no portaba su carpeta, ha asegurado que es 'chulo, pero no tanto', explicando que la tenía guardada. López Tena, por su parte, ha bromeado cuando Mas era el único que aún no había llegado: 'Yo creo que no faltará nadie'.

Junqueras era el más animado, mientras el equipo de prensa de Artur Mas le daba unas últimas hojas de apuntes y los nervios atacaban a Rivera cuando fallaba su micrófono. Casi le han tenido que quitar la camisa para cambiárselo.

'¡Ahora no seas recatado, Albert!', se ha escuchado, en referencia a aquel cartel de campaña en el que aparecía desnudo. Su pareja, Mariona, ha estado acompañándole en el plató y ha estado conversando unos minutos con la esposa de Mas, Helena Rakosnik.

Ya fuera del plató, en la sala de prensa, los periodistas empezaban a escuchar el debate y, de paso, atacar los bocadillos y croquetas en la sala de prensa.