El beneficio de Renault bajó un 39% en el primer semestre por la debilidad del mercado europeo

El consorcio automovilístico francés Renault contabilizó un beneficio neto de 786 millones de euros en el primer semestre del año, lo que representa una disminución del 38,8% si se compara con las ganancias de 1.253 millones de euros contabilizadas en el mismo período del año anterior, informó la empresa en un comunicado.

La corporación que preside Carlos Ghosn indicó que sus resultados correspondientes a la primera mitad del presente ejercicio se vieron afectados por la extrema debilidad del mercado europeo, que no logró contrarrestar el crecimiento experimentado en otras regiones.

La cifra de negocio de la firma del rombo se situó en 20.935 millones de euros entre enero y junio de este año, lo que se traduce en una rebaja del 0,7% en comparación con los datos del mismo semestre de 2011.

El beneficio operativo del grupo automovilístico alcanzó 482 millones de euros durante los seis primeros meses del año, un 23,4% menos, mientras que el porcentaje de beneficio operativo respecto a la facturación se situó en el 2,3%, frente al 3% de 2011.

Los resultados del consorcio Renault incluyen la contribución de sus compañías asociadas Nissan, Volvo y AvtoVAZ. Así, Nissan aportó 786 millones al balance de la compañía gala (-37,2%), Volvo inyectó 564 millones ( 27%) y la firma rusa colaboró con 4 millones de euros (-89%).

El volumen mundial de ventas de vehículos del consorcio Renault alcanzó 1,32 millones de unidades en el primer semestre del año, lo que representa una disminución del 3,3% respecto a los 1,37 millones de unidades del mismo período del año precedente.

Por divisiones, la facturación de el área de Automoción se situó en 19.863 millones de euros en los seis primeros meses de 2012, un 1,4% menos, mientras que la división financiera obtuvo una cifra de negocio de 1.072 millones de euros hasta junio, un 11,9% más.

PREVISIONES.

Para el conjunto del año, la multinacional gala prevé que se produzca una reducción de ventas en el mercado europeo y un crecimiento en otras regiones. En este contexto, la empresa estima mejorar sus volúmenes de matriculaciones en comparación con 2011, gracias al lanzamiento de nuevos modelos.

Asimismo, la corporación automovilística, en el marco de los riesgos a los que se enfrenta el mercado europeo, ha confirmado su previsión de cerrar el presente ejercicio con un 'free cash flow' positivo de la división de Automoción.