El Barrio Gótico de Barcelona reducirá el número de aparcamientos

Las ciudades europeas cada vez buscan más espacio para sus peatones, en perjuicio de los vehículos a motor. Un ejemplo claro es la Ciudad Condal con esta nueva iniciativa que pretende dejar sin coches los alrededores del ayuntamiento.

La plaza de Sant Miquel, ubicada en el Barrio Gótico de la Ciudad Condal, pasará a ser una zona peatonal muy pronto. Dicha plaza está ubicada detrás del Ayuntamiento de Barcelona y durante los últimos meses se ha desecho de los coches, gracias a unas obras en un edificio cercano. Ahora, una de las responsables del Consistorio catalán, Katy Carreras-Moysi, no quiere perder la oportunidad de perpetuar esta situación. Para ello, necesitará que los vehículos oficiales, que utilizan esta zona, aparquen en el párking subterráneo de la avenida de la Catedral y que los usuarios que también aparcan en el entorno cambien de lugar de aparcamiento.

Dentro de la zona peatonal, se ha previsto la construcción de una zona con juegos infantiles, otra para aparcamiento de bicicletas y otra para terrazas de los establecimientos de restauración cercanos.