El Ayuntamiento ordena cerrar el acceso a varios parques por precaución ante los fuertes vientos

El Ayuntamiento de Zaragoza ha dado orden de cerrar el acceso al público de varios parques de la ciudad ante las fuertes rachas de viento que se están produciendo. Esta medida de precaución afecta al Parque de Macanaz, el Parque Grande José Antonio Labordeta, el Parque del Tío Jorge, el Parque del Castillo Palomar, el Parque Pignatelli, la Plaza de los Sitios y el Parque Bruil.

Zaragoza, que está en nivel de alerta Naranja, tiene activado el Plan Municipal de Protección Civil ante las fuertes rachas de viento. Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología durante la jornada de mañana se mantendrá la alerta Naranja por viento, aunque tendrá una intensidad ligeramente menor pudiendo alcanzar rachas de hasta 90 kilómetros por hora.

Esta mañana el Ayuntamiento de Zaragoza ha activado el Plan Municipal de Protección Civil ante el riesgo de fuertes rachas de viento en Zaragoza a lo largo de la jornada.

El Plan de Emergencias de Protección Civil tiene por objetivo el minimizar los riesgos y molestias que estas posibles ráfagas de viento puedan provocar. Bomberos, Policía Local, las Brigadas de Parques y Jardines, las contratas de mantenimiento de mobiliario urbano, el personal de Limpieza Pública y la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil están atentos a la evolución de los acontecimientos.

Según se establece en el Plan de Protección Civil, los principales puntos de atención en la vía pública son: árboles, tapias de cerramiento, farolas y otros objetos de mobiliario urbano y carteles publicitarios.

También se estará especialmente vigilante a posibles caídas de tejas y planchas de cubrimiento, antenas, persianas, macetas, andamios y lonas. Con carácter general, se recomienda a todos los ciudadanos se abstengan, mientras duren las alertas por viento, de circular por los parques, zonas arboladas y otros espacios similares.

Con carácter general, el Plan Municipal de Protección Civil incluye una serie de medidas de autoprotección para los ciudadanos que en las viviendas consisten en el cierre de puertas, ventanas, balcones y toldos; retirar las macetas, jaulas y otros objetos para evitar su rotura y caída a la calle y vigilar que no haya en las fachadas elementos sin suficiente fijación: canalones, antenas, tejas.

Tambíen hay que disponer de un sistema de iluminación alternativo ante posibles cortes de energía eléctrica y una radio de pilas para mantenerse informado de la situación.

En zonas urbanas se debe tener mucho cuidado con la caída de cornisas, antenas, paneles publicitarios, andamios y, en general, con todas las instalaciones provisionales, evitando caminar por las proximidades de aquellos que presenten mal estado o que amenacen peligro de desprendimiento.

También se debe tomar precauciones delante de edificaciones en construcción o en mal estado. No hay que proteger del viento en zonas próximas a tapias, muros o árboles y si el viento arrecia, busque refugio en un portal o establecimiento público.

No hay que subir a andamios sin las adecuadas medidas de protección y hay que avisar al teléfono 112 si se observa algún tipo de peligro a causa del viento: luminosos con mala sujeción, cornisas en mal estado, árboles con ramas quebradas. Es recomendable no utilizar el automóvil, salvo en caso de extrema urgencia.

Los mejores vídeos