El Ayuntamiento descarta las vallas flexibles para delimitar el carril-bus

La Operación Cono sigue en marcha. Los "ojos de gato" serán, a partir de ahora, los encargados de delimitar el carril-bus, ya que las prometidas vallas flexibles han sido desechadas por el momento.

El Ayuntamiento descarta las vallas flexibles para delimitar el carril-bus
El Ayuntamiento descarta las vallas flexibles para delimitar el carril-bus

Tras estudiar 7 modelos distintos, la separación del carril-bus mediante balizas flexibles queda aplazada. Estos elementos por los que apostó el concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez, y que, en teoría, ya deberían haberse empezado a instalar durante esta semana, quedan en el aire. El motivo, la seguridad.
Exhibiendo una de las balizas desechadas, el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, afirmó hoy que "se ha suspendido la protección con vallas porque las pruebas realizadas no son satisfactorias".
"Buscamos una garantía inocua", precisó el alcalde, quien aseguró que "estas láminas podrían ser peligrosas para vehículos de poca cilindrada y motos, ya que su flexibilidad lateral es muy reducida".
Estos elementos, de fabricación alemana, son triángulos abatibles, fabricados en goma, de unos 30 centímetros de alto, que permitirían que un coche pasara por encima, pero su movilidad resulta escasa cuando el vehículo golpea su canto.
Este inconveniente no significa que la denominada "Operación Cono", puesta en marcha durante las Navidades, pase al olvido. A partir de ahora, el carril-bus quedará delimitado por los "ojos de gato", unas señales luminosas que esta misma mañana se han empezado a colocar en el Paseo del Prado.
Pero esta iluminación, a pesar de ser "adecuada estéticamente", "hoy por hoy resulta cara". Por este motivo, Álvarez del Manzano anunció que pretenden abaratar este sistema, por lo que "probablemente" habrá una oferta pública para establecer costes inferiores.
Los "ojos de gato" no serán los únicos que vigilen esta vía. La tercera teniente de alcalde y responsable de la Policía Municipal, María Tardón, destacó que el número de agentes destinados a este fin será aumentado.
La medida coercitiva sigue siendo fundamental, ya que los 200 policías que han participado en la campaña han impuesto un total de 4.399 denuncias por infracciones de uso indebido del carril bus, un 14,6 por ciento más que en el mismo periodo de 1999.

Estas no son las únicas medidas que han presentado desde el Ayuntamiento. La flota de las 27 líneas de autobuses que confluyen en el centro, con una dotación de 413 vehículos y unos 430.000 viajeros diarios, se incrementó en un 25 por ciento. El nivel de usuarios que han utilizado dichas líneas aumentó en 30.000 viajeros diarios, respecto a los mismos días de la campaña de Navidad de 1999.
Además de una mayor afluencia y rapidez, los conos han conseguido "un ahorro de 23.000 horas diarias de trabajo de empleados de la EMT", señaló Sigfrido Herráez.
"El carril de bus no es de todos"
En la calle, esta medida se ve de otra manera. El taxista que nos llevaba a la rueda de prensa lo expresó de una forma muy gráfica: "en vez de conos, deberían poner concejales. Hasta que la gente no aprenda a respetar esta vía, cualquier medida carece de sentido".
Para concienciar a los usuarios, se han empleado más de 550 cuñas en radio y se han repartido más de 180.000 folletos informativos y 5.000 adhesivos en autobuses, unas medidas que serán complementadas en breve.
Hoy también se presentó el balance de la actuación policial de barrio y se anunciaron diversas medidas para incrementar la seguridad ciudadana, entre las que destaca un proyecto de formación para personas de la tercera edad, impartido por agentes de la policía local en edad de prejubilación, y la construcción de un parque de educación vial permanente en Moratalaz.

Los mejores vídeos