El Ayuntamiento de Madrid presenta una moto eléctrica

El Ayuntamiento de Madrid presentó ayer la moto eléctrica que se prevé sea utilizada por diversos servicios públicos y apuesta por la promoción del uso de la motocicleta, la instalación de barras abatibles en el carril bus y la creación de aparcamientos específicos para carga y descarga como medidas para solucionar el tráfico en la ciudad.

El Ayuntamiento de Madrid presentó ayer en la Plaza de la Villa la moto eléctrica que probablemente utilizarán próximamente la Policía Municipal y los servicios de limpieza.

Se trata de un scooter fabricados por Peugeot y diseñado por la empresa Enerman, especializada en proyectos relacionados con energías renovables. La misma se pondrá a la venta también para el público al "módico" precio de 400.000 pesetas. Arranca mediante una llave que introduce un código secreto, alcanza los 50 kilómetros por hora y tiene una autonomía de 40 kilómetros, aunque, si se opta por la "marcha de paseo", limitada a 30 kilómetros por hora, su autonomía puede llegar a los 60 kilómetros. La batería se recarga enchufándola a cualquier toma de corriente durante unas 5 horas, aunque en la primera hora ya se alcanza el 80 por ciento de carga. Su principal ventaja es el coste por kilómetro, inferior a una peseta.
El motivo de esta presentación es el apoyo por parte del Ayuntamiento a cualquier medio alternativo que, en palabras del concejal de Movilidad Urbana, Sigfrido Herráez, "beneficie medioambientalmente a nuestra ciudad, dejándola más limpia y menos contaminada acústicamente."
El Consistorio pretende extender el uso de vehículos propulsados mediante energía eléctrica, gas natural u otras energías alternativas, y en un futuro pretende adoptar esta idea en toda la flota de la EMT, que, actualmente, cuenta con 20 autobuses semieléctricos en la línea 3.
También se pretende promocionar el uso de la motocicleta, pues, según el concejal: "Los vehículos de dos ruedas, frente a los de cuatro, suponen una ventaja evidente para la movilidad, como ya se ha demostrado en otras ciudades como Barcelona y Valencia, donde estas iniciativas ya llevan tiempo funcionando."
Por otro lado, Herráez declaró que las barras abatibles de goma que sustituirán a los conos para aislar el carril bus se instalarán en calles céntricas con comercio, pero no conflictivas, y tras evaluar su efectividad se extenderán a todos los carriles bus de la ciudad. Su instalación comenzará el próximo lunes en la Cuesta de San Vicente y Gran Vía.
A parte de los conos, el resto del operativo realizado por el Ayuntamiento para estas Navidades se extenderá a lo largo del año, incrementando la vigilancia, promocionando la motocicleta o a través de iniciativas relacionadas con la carga y descarga, como ya informamos ayer en Autopista Online.

Los mejores vídeos