El Audi TT llega más ''bestia''

A mediados de 2003 se pondrá a la venta la versión más potente del TT. El deportivo de Audi incorporará el motor de 3,2 litros que acaba de estrenar el Golf R32 y que ofrece 250 CV de potencia.

El Audi TT exprime al máximo su deportividad con la adopción de un nuevo motor de 3,2 litros que promete unas prestaciones de escándalo. Este propulsor, que ya montan el Volkswagen Phaeton y el Gof R32, dispone de distribución variable continua regulando el calado de los árboles de levas de admisión en 52 grados y los del escape en 22 grados. La culata ha sido rediseñada para ampliar las secciones de los conductos de admisión y escape y se han adoptado nuevos soportes de válvulas. La potencia de esta mecánica se sitúa en los 250 CV con un tremendo par máximo de 320 Nm que se alcanza entre las 2.800 y las 3.200 rpm. Audi ha anunciado que ofrece una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos.

Pero ésta no es la única novedad de este TT “atómico". El deportivo alemán asocia a este propulsor un nuevo cambio secuencial de 6 relaciones conocida como DSG (Direct Shift Gearbox o Caja de Cambios de Marcha Directa). Este nuevo cambio permite la preselección de dos marchas a la vez, por lo que se reducen los tiempos entre cambio y cambio, y, según Audi, no se pierde la transmisión de potencia a las ruedas. El cambio puede funcionar en modo automático o en modo funcional, este último a través de unos mandos en el volante. Respecto a sus hermanos de gama, el TT 3.2 cuenta con un spoiler trasero de mayores dimensiones y con una entrada de aire de mayor tamaño y unas branquias más abiertas. Los frenos que equipa son de mayor tamaño (334 mm delante y 265 mm atrás) e incorpora de serie, entre otros, ESP y faros de xenón.