El asiento infantil con escudo protector de la marca Cosco podría estar relacionado con varias muertes de niños

El fabricante de asientos para niños Cosco vende cada año un millón de sillas para coche con escudo protector. Este modelo de asiento ha sido vinculado a varios fallecimientos y heridas graves en accidentes de tráfico.

Este tipo de sillas para que los más pequeños viajen en el vehículo están indicadas para niños a partir de tres años y no se comercializan en España. Los conflictivos sistemas constan de un asiento de refuerzo, que eleva al niño y lo sujeta, y un escudo protector que se coloca sobre el mismo, fijado con el cinturón de seguridad. El problema surge cuando hay un golpe violento, ya que el pequeño no cuenta con ninguna sujeción en los hombros o la cabeza, lo que puede producir varios daños en la columna, lesiones e, incluso, la muerte.
Los demás fabricantes han dejado de vender esta clase de silla para coche ante la evidencia de que no protege bien si se produce una colisión. Los padres están comenzando a seguir la recomendación de mantener en asientos de apoyo a los niños de entre 24 y 48 kilos, pero sin escudos protectores.
La Administración para la Seguridad del Tráfico en las Carreteras, así como la Academia Americana de Pediatría, lleva advirtiendo del peligro de estos sistemas desde hace años, ya que la única protección contra un golpe es la almohadilla que incorpora, sin que cuente con ninguna sujeción en los hombros o el cuello, como haría un cinturón de seguridad o un arnés.
En varios crash-test realizados por las Autoridades canadienses se demuestra que, en el 70 por ciento de los casos, un niño de tres años que viaje en una de estas sillas saldría despedido del vehículo.
Cosco ha sido demandada al menos siete veces por heridas o muertes producidas en ocupantes de estos asientos. La portavoz de la empresa, Carol Dingledy, asegura que su compañía ha sido informada de varios choques frontales e incluso vuelcos en los que los niños, sentados en este tipo de apoyos, no sufrieron daños.
La marca continúa vendiendo estas sillas, comercializándolas para niños de entre 18 y 24 kilos.