El ABC del conductor en invierno

¿Cómo poner las cadenas? ¿Qué debes llevar en el coche? ¿Cómo tienes que conducir? ¿Necesita el vehículo una preparación especial? No dejes que la nieve te deje “en blanco" en carretera.

El ABC del conductor en invierno
El ABC del conductor en invierno

Se denominan neumáticos de invierno o de contacto y todavía son poco conocidos en nuestro país, pero constituyen una opción muy interesante para la población de zonas de montaña o de latitudes en las que la nieve está presente durante muchos meses del año. Su utilización de forma permanente durante la temporada invernal nos evitará tener que montar las cadenas a diario, con el engorro y la dificultad que conlleva esta operación. Existe aún otra alternativa más radical, los neumáticos con clavos, muy efectivos sobre hielo, pero en algunos países no está permitida su utilización, pues degradan el pavimento. El principal problema que reviste la utilización de este tipo de neumáticos en España es “convencer" a las autoridades responsables de la circulación de su eficacia y funcionamiento en nieve, pues en muchos casos nos encontraremos con la negativa por respuesta y la exigencia de montar cadenas para poder continuar nuestro viaje. En la actualidad, la mayoría de los fabricantes de ruedas ofrecen este tipo de neumáticos en un amplio surtido de medidas de llanta y anchura y con códigos de velocidad que llegan hasta 240 km/h, lo que permite su instalación en la mayoría de los vehículos disponibles en el mercado. Recuerda que una carretera helada es el doble de deslizante que una carretera nevada; cuatro veces más deslizante que una carretera mojada o cubierta de nieve fundida; ocho veces más deslizante que una carretera seca...Su precio es superior a los convencionales, pero la comodidad y seguridad que ofrecen merecen la pena.Su funcionamiento es muy sencillo y se basa en unas laminillas realizadas en un material con diferentes compuestos de sílice que se mantienen muy flexibles a temperaturas muy bajas. Debido al efecto de giro de la rueda funcionan como pequeñas cuñas que se clavan en la nieve y su diferente disposición permite tracción y adherencia en frenadas o en giros. Uno de los inconvenientes que podemos encontrar en este tipo de neumáticos es que su desgaste es mayor que los convencionales y su eficacia varía mucho con la profundidad del dibujo, por lo que resulta imprescindible cambiarlos cuando presentan acanaladuras inferiores a los 4 milímetros. Si te decides a utilizar neumáticos de nieve podrás olvidarte de las cadenas en un 99 por ciento de los casos.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.