El 100% de los coches que se vendan el próximo año en España incorporará ESP, según un estudio

La totalidad de los automóviles que se venderán en España durante el próximo año incorporará el sistema de control de estabilidad ESP, según se recoge en el Barómetro de Seguridad Vial y Medio Ambiente elaborado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y por el fabricante de componentes Bosch.

El Barómetro destaca que este sistema de seguridad puede evitar hasta el 80% de los accidentes por derrape y hasta 4.000 muertes en carretera al año en Europa (según un estudio de la Universidad de Colonia). En España podría salvar 600 vidas anuales, según datos del Real Automóvil Club de España (RACE).

El objetivo de este Barómetro es aportar un mayor conocimiento sobre asuntos estratégicos para el sector del automóvil como son la seguridad vial y el medio ambiente. Así, durante la presentación del acuerdo entre las dos partes, el vicepresidente ejecutivo de Anfac, Mario Armero, apuntó que esta colaboración es una muestra más del compromiso de la automoción con la sociedad española.

De su lado, el presidente de Bosch en España y Portugal, Frank Seidel, afirmó que este acuerdo refuerza los vínculos dentro del sector para mostrar a todos que el automóvil apuesta por la seguridad y el medio ambiente. Por su parte, la subdirectora general de Tráfico, Rosa Ramírez, felicitó a las dos partes por esta colaboración y señaló que el Barómetro aporta mayor información sobre las causas de los accidentes.

Tanto Anfac como Bosch mostraron su preocupación por el envejecimiento del parque automovilístico, ya que tiene efectos negativos para la seguridad y el medio ambiente. Así, resaltaron que en un coche de más de diez años se duplica o triplica la posibilidad de sufrir un accidente y de agravarse las consecuencias del mismo en relación con un vehículo nuevo con ESP.

CONCLUSIONES DEL BARÓMETRO.

Los datos recopilados por las dos organizaciones destacan que en la actualidad el 40% de los coches que circulan por las carreteras españolas tiene más de diez años y señala que de no cambiar esta tendencia, uno de cada dos coches en España tendrá más de diez años en 2014.

No obstante, resalta la lentitud de implantación de nuevos elementos de seguridad en los coches. En la actualidad el 41% de los coches montan el ESP de serie, a pesar de ser una tecnología lanzada en 1995.

Los datos indican que durante el pasado ejercicio esta tecnología de seguridad estaba disponible en el 91% de los coches vendidos en España, mientras que la previsión es que para el año próximo esta cifra se eleve hasta el 100% de los automóviles.

El Barómetro señala que Madrid es la Comunidad Autónoma con mayor disponibilidad del control de estabilidad en los turismos nuevos, con un 93,2%, mientras que Baleares es la que menos, con un porcentaje inferior a la media del 84,9%.

Las cifras de este estudio subrayan que en los últimos seis años la disponibilidad del ESP como equipamiento de serie en los coches con menos de diez años se ha duplicado en el parque español, mientras que en el extremo opuesto destaca que el 91% de los coches de más de diez años no tiene esta tecnología.