EE.UU. promueve un nuevo sistema de airbag más seguro

El airbag no acaba de convencer sobre la seguridad que ofrece a los ocupantes de un vehículo; al menos, eso piensa la NHTSA americana, que pretende aprobar una medida por la que todos los automóviles del país instalen un nuevo sistema de bolsas de aire que pueda ser activado según la posición y el tamaño de los pasajeros.

La Agencia Federal norteamericana para la Seguridad Vial (NHTSA en inglés) pretende aprobar una ley que obligue a los vehículos a incorporar un nuevo sistema de airbags más seguro, según ha informado Ford a través de un comunicado.

El nuevo plan de seguridad nace con el objetivo de que los fabricantes automovilísticos introduzcan un programa en el coche que advierta sobre qué persona puede viajar en el asiento. Además, el proyecto aconseja la instalación de un sistema que permita desactivar el airbag si el tamaño y la posición del viajero lo aconsejan .

Las razones por las que la NHTSA ha decidido intentar implantar la iniciativa tienen que ver con el número de muertes que las bolsas de aire han ocasionado en el último año en Estados Unidos; en concreto 175 personas, sobre todo niños y mujeres de pequeña estatura.

Sin embargo, la decisión no ha sentado del todo bien entre los fabricantes de automóviles. Sue Cischke, vicepresidenta de Seguridad y Medio Ambiente de Ford, ha señalado que "la nueva ley podría entrar en vigor a partir de 2003 y nosotros no hemos trabajado lo suficiente para desarrollar este sistema".

La firma americana se ha quejado, según constata un comunicado hecho público hoy, del escaso tiempo que las autoridades han exigido para la aplicación del proyecto. "Nos gustaría poder trabajar más despacio y entendiendo las implicaciones reales de todo el mundo con respecto a la nueva tecnología".

Una de las mayores preocupaciones que ha mostrado Ford es el posible conflicto que podría surgir entre la Administración americana y los fabricantes automovilísticos, ya que "llevamos años aconsejando a los padres que los niños viajen en la parte trasera de los automóviles, lejos de los airbags, y decirles ahora que pueden sentarse delante no sería aconsejable", según ha explicado la propia Cischke.