Educar, más efectivo que penalizar

En breve, el Reino Unido revisará su sistema de carné por puntos con el fin de adaptar las penalizaciones por exceso de velocidad a la gravedad de la infracción. Las asociaciones de automovilistas ya han dado su opinión: cualquier diligencia debe ir acompañada de medidas educadoras.

El director de la DGT quiere que se fabriquen coches menos veloces
El director de la DGT quiere que se fabriquen coches menos veloces

Las medidas encaminadas a reducir la contaminación y las muertes en la carretera han dado mucho que hablar en las últimas semanas, provocando una revisión de todas las propuestas que el Gobierno prevé poner en marcha para concienciar a los conductores. Carné por puntos, mayor uso del transporte público, peajes urbanos… Todas las sugerencias (algunas muy cerca de su materialización) han sido “calcadas" de nuestros países vecinos, excepto la más polémica: la reducción de los límites de velocidad.

Aunque el ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha asegurado que no tiene intención de rebajar los máximos establecidos, el texto que propone esta medida podría aprobarse en el Consejo de Ministros que se celebrará mañana. Ningún país de nuestro entorno se ha atrevido a ir tan lejos en aras de una disminución de las emisiones o de las muertes en las vías. Es más: el Reino Unido, embarcado en una cruzada contra aquellos que exceden los límites de velocidad en la carretera, aboga por una revisión de los máximos para hacerlos más realistas y por una adecuación de las sanciones a la gravedad de las infracciones. La Fundación RAC (siglas en inglés para Real Automóvil Club) ha sido una de las primeras en aplaudir esta revisión de las penalizaciones: Reino Unido, donde los conductores ya están acostumbrados al sistema de puntos que nuestros carnés acogerán el próximo verano, estudiará que los tantos se resten según los kilómetros/hora en los que se ha sobrepasado el máximo permitido. Por ejemplo: un conductor “cazado" a 80 km/h en una zona donde el límite es de 50 km/h verá desaparecer más puntos de su carné que otro que haya sido multado por circular a 55 km/h. La “propuesta estrella" de las asociaciones de automovilistas se centra, además, en la educación.Según Edmun King, director ejecutivo del RAC, “la velocidad inapropiada es un problema que necesita todo un paquete de medidas para ser erradicado. Hay que educar a los automovilistas, revisar los máximos para hacerlos más realistas e indicar mejor los límites, incluso con señales interactivas. Además, si se introducen cambios en el sistema de puntos, deben asociarse a cursos de concienciación sobre los peligros de la velocidad", ha añadido.

La entidad ha realizado una amplia campaña a favor de dichos cursos, ya que algunas encuestas sugieren que los conductores que han “pasado por las aulas" tienen menos probabilidades de reincidir en las infracciones. También ha insistido en la necesidad de que las clases cuenten con una parte práctica, en la que un monitor acompañe al automovilista. Además, aquellos que realicen los cursos deberían beneficiarse de una rebaja menor de puntos en su carné.

De la misma opinión es Adrian Walsh, director de la asociación RoadSafe (Carretera Segura). El anuncio de Alistair Darling, secretario de Transporte en Reino Unido, sobre el estudio de un sistema de penalización más justo para los automovilistas ha sido acogido con agrado por la entidad. Sin embargo, también ha recordado que es necesario educar e informar al conductor. Así, Walsh propone que los límites de velocidad sean “flexibles"; es decir, que puedan adaptarse a las condiciones meteorológicas o a las condiciones del tráfico.

Los mejores vídeos