Duras negociaciones en Figueruelas

General Motors España y los sindicatos de la fábrica de Figueruelas negocian duramente la puesta en marcha del expediente de regulación de empleo que enviará a la calle a 618 trabajadores de la planta. No se llega a un acuerdo.

Ayer se produjo la primera reunión entre la empresa y los representantes de los trabajadores. Se trata de acordar la forma de despedir a 618 trabajadores, una instrucción dictada por General Motors Europe para recortar gastos a escala europea.

La compañía propone que 503 de ellos salgan por un expediente de regulación de empleo. Los restantes 115 se despedirán por motivos de invalidez y extinción de contratos. Además, la dirección propone que 500 de las bajas salgan de manufacturas, 70 de expediciones, 14 de repuestos y 34 del llamado personal asalariado.

El programa de bajas por invalidez, firmado en el convenio colectivo de la empresa, es la guía que GM propone para llevar a cabo los despidos que correspondan a ese apartado.
A los que se acojan a las bajas incentivadas se les ofrecerán indemnizaciones de 18 meses, es decir, el salario bruto de un año y medio.
A los prejubilados se les ofrece una indemnización que, sumada a las prestaciones teóricas por desempleo y jubilación debe equivaler al 85 por ciento del salario neto hasta los 65 netos y, después, al 90 por ciento de la pensión neta hasta los 78 años. En adelante, la totalidad.

Por su parte, el comité de empresa cree que es positivo que se vayan aclarando las posiciones y las ofertas. Además, valoran que la propuesta de la empresa “no sea de ruptura y permita seguir negociando". Sin embargo, reclaman indemnizaciones más altas para las bajas incentivadas y también más dinero para las prejubilaciones.
Por su parte, el Gobierno de la nación asiste con tranquilidad y atención al desarrollo de estas conversaciones. Valeriano Gómez, secretario general de Empleo, explica que la reducción de la plantilla de Figueruelas se hará “en un marco razonable y no traumático".

A largo plazo, Gómez señaló que España se enfrentará cada vez más a este tipo de problemas, pero recuerda que, por el momento, las empresas afectadas han sido capaces de “alcanzar acuerdos razonables y sensatos". Valeriano Gómez aprovechó su intervención en la jornada “Zaragoza, motor de empleo" para responder a la propuesta de un nuevo tipo de contrato más flexible para el sector de la automoción que ha elaborado Anfac. El secretario general de Empleo asegura que “la búsqueda de mecanismos de flexibilidad no tiene que producirse a través de la creación de nuevas figuras contractuales en España". Sin embargo, recordó que próximamente se negociará con patronal y sindicatos la posibilidad de que algunos sectores, como el del automóvil, puedan disponer de la edad de los 65 años a su voluntad, adelantando o retrasando la jubilación.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.