Directivos europeos trasladan a Alicia Sánchez-Camacho su inquietud 'por la inseguridad' del proyecto de Mas

La candidata le acusa de 'poner en riesgo' el futuro de las empresas

Cerca de 40 directivos de 30 empresas europeas --alemanas, austriacas, francesas y holandesas-- se han reunido a título personal con la candidata del PP a la Presidencia de la Generalitat, Alicia Sánchez-Camacho, a quien han trasladado su inquietud por 'la inseguridad' del proyecto de CiU para Cataluña.

En rueda de prensa, el expresidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana Albert Peters ha avisado este lunes de que las 'tensiones' ponen en cuestión la seguridad de las inversiones empresariales en Cataluña, y ha remarcado la importancia de que los inversores puedan tener confianza y seguridad en el futuro del territorio donde piensan invertir.

'¿Dónde van las inversiones si no hay confianza en una región?, ha cuestionado el alemán, que ha advertido de que existen empresas que ya perciben está inseguridad, aunque ha reconocido que no le consta que ninguno de los directivos presentes en el encuentro haya mostrado intención de trasladar la sede de su compañía fuera de Cataluña.

Según fuentes presentes en la reunión, convocada a iniciativa privada de estos directivos empresariales, han asistido a título individual desde representantes de pequeñas y medianas empresas de estos cuatro países hasta directivos de grandes compañías como Seat, Basf, Thyssen, Siemens y Daimler.

Las mismas fuentes han explicado que ya habían mantenido una reciente reunión de similares características con el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, en la que reivindicaron la necesidad de que las empresas sepan hacia dónde se dirige Cataluña.

Albert Peters ha recordado que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, señaló que una Cataluña independiente quedaría fuera de Europa, y ha afirmado que las elecciones del 25 de noviembre serán un primer indicador de cuál es el futuro de Cataluña.

Alicia Sánchez-Camacho ha lamentado que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, 'esté poniendo en riesgo la estabilidad de las empresas' porque necesitan estabilidad, seguridad jurídica y un marco europeo en el que poder trabajar.

'La inestabilidad del desafío rupturista de Mas no beneficia a las empresas', ha continuado la dirigente popular, que ha confiado en que CiU no logre mayoría absoluta el 25 de noviembre después de que Europa le haya dado la espalda a su proyecto soberanista, dice.