Directivo de Kia apuesta por mercado en 2012 en unas 800.000 unidades

El mercado español de turismos en 2012 se moverá en unas 800.000 unidades, una cifra inferior a las 875.000 por la que hace dos meses apostaban el conjunto de las marcas, dijo a EFE el director general de Kia Motors Iberia, Raoul Picello.

Para Picello, esta cifra inicial de 875.000 unidades implicaría un incremento del 8 % sobre el resultado de cierre de 2011, pero 'honestamente no veo nada ahora que justifique ese crecimiento, tal vez en 2013, y la prueba es que a nivel no oficial se baraja una cifra cercan a los 800.000'

Para este año, Picello toma el referente también de las 800.000 turismos matriculados (sobre una previsión inicial de 900.000), pero puntualiza que 'lo más preocupante es que el mercado de particulares va a llegar apenas a la mitad de este volumen cuando ha representado un 60 % - 65 % de las ventas y este es un indicador malo'.

Según el director general de la filial española del fabricante automovilístico coreano, mercados con estos registros anuales fuerzan presiones por parte de las marcas a ejecutar operaciones que escapan al canal de particulares y vician el mercado.

Acerca de plazos de recuperación del mercado del automóvil, Picello aseguró que cifras de 1,5 ó 1,6 millones como las de hace pocos años 'no las vamos a ver en mucho tiempo y en 2013, si volvemos al millón, es bastante'.

'No veo motivos -añadió Picello- para una recuperación sustancial del país a corto plazo, pues, aunque se empezará a ver una reactivación, el peso de lo negativo de estos dos últimos años es tan grande será lenta'.

En cuanto a su marca, para este año, un crecimiento en ventas del 1 %, frente a un mercado global que cae el 22 %, es un dato relevante, lo mismo que caer un 10 % en particulares (donde Kia concentra en España un 80 % de las ventas), en contraposición a la caída del 45 % anual en este canal de ventas.

Picello señala que 'nos ayuda mucho el producto, ya que llevamos nueves meses sin parar de presentar novedades (Venga, Sportage, Sorento, Picanto y Rio). El producto es la base y tenemos la suerte de tener coches que gustan'.

Kia no va frenar su política de producto en 2012, pues traerá al mercado español el sucesor del cee'd, encuadrado en el segmento de cuota más alta, además de un berlina de alto estándar como el Óptima.

Picello restó dramatismo a las discrepancias abiertas en el sector con motivo de la Ley de Distribución Comercial, ya que afirma que 'nadie me quita de la cabeza de que todo lo que ha pasado con este asunto ha sido impulsado por algunos que, tal vez, se encuentran en situaciones complicadas'.

'Y digo esto -precisó- porque en mi experiencia y en la generalidad de los casos hay armonía entre las marcas y sus redes de concesionarios, porque no puede ser de otra forma al tener los mismos intereses. No puede haber una relación conflictiva'.

El directivo justificó el salto cualitativo de Kia, abandonando su anterior política de precios baratos porque entiende que 'mantener el posicionamiento de marca barata hoy es muy arriesgado, porque de aquí a pocos años, llegarán competidores de mercados emergentes, que ocuparán la parte más baja del mercado. Si no elevas la percepción de tu marca vas a tener problemas'.

Para Picello, uno de los termómetros de su calidad de producto es la garantía de siete años para todos sus modelos, porque 'somos los únicos en Europa en ofrecer este plazo de garantía de fábrica, no los dos años reglamentarios y los otros cinco con seguro'.

La filial española de Kia descarta hacer seguidismo de su marca hermana Hyundai, en lo referente a la iniciativa comercial de devolver el dinero del coche si al cliente no le gusta durante el primer mes de uso o antes de recorrer 2.000 kilómetros, porque, entiende Picello, que es importante mantener diferencias de identidad entre las marcas.