Dirección y sindicatos acuerdan la jornada laboral irregular en Figueruelas

La Dirección de Opel España ha aceptado la propuesta de plan industrial del Comité de Empresa, que incluye la aplicación de una jornada laboral flexible sin perjuicio para el salario de los empleados y sin pérdida de nuevos puestos de trabajo.

Gracias al acuerdo entre las dos partes, la planta de Figueruelas (Zaragoza) podrá reducir la producción anual del modelo Corsa durante 25 días sin que los salarios de los empleados se vean afectados. Éstos deberán recuperar las "horas perdidas" en años sucesivos por medio de los nueve días de vacaciones flotantes anuales que corresponden a la plantilla y mediante el trabajo de hasta nueve sábados al año.

La adopción de este plan, que tendrá una vigencia de seis años, evitará un nuevo y temido expediente de regulación de empleo para reducir la producción, algo que parecía inevitable ante el descenso en las ventas que se está produciendo en el mercado europeo y que ya obligó a Opel a dejar en el paro durante 23 jornadas a 8.500 empleados de la planta aragonesa.

La Empresa también se ha comprometido a poner en marcha un plan de prejubilaciones que será aplicado tanto a los trabajadores especialistas como a los de mantenimiento.

2002, año de transición
El portavoz de la compañía, Juan Manuel Garicano, ha indicado que este acuerdo permite que siga adelante el plan industrial de Opel "sin medidas traumáticas para los trabajadores".

En opinión de los sindicatos mayoritarios de la factoría de Figueruelas, con estas medidas se pretende garantizar el empleo en la planta durante este año 2002, un ejercicio considerado de "transición" a la espera de que en 2003 se inicie la fabricación del nuevo monovolumen de Opel.

Los mejores vídeos