Dimite el presidente de Repsol YPF

Alfonso Cortina, presidente de Repsol YPF, ha presentado su dimisión como máximo responsable de la petrolera. Su salida ha sido provocada por La Caixa.

El presidente de la petrolera española Repsol YPF, Alberto Cortina, ha presentado su dimisión esta tarde. Cortina presidía la compañía desde junio de 1996, poco después de la victoria electoral del Partido Popular.
Cortina ha presentado su renuncia durante un encuentro de la Comisión Ejecutiva de la compañía, al constatar la intención la La Caixa, principal accionista de la petrolera, de hacer valer su mayoría. Esta entidad, La Caixa, ha impuesto también el nombre del nuevo presidente de Repsol, que será Antoni Brufau, acutal presidente de Gas Natural y consejero en varias grandes empresas, entre ellas Repsol y La Caixa.Por otra parte, Claude Mandil, director ejecutivo de la AIE, ha presentado un informe en el que se analiza cuál será el camino del mercado mundial de la energía y cómo atajar las incidencias que encontrará en su andadura. Así, ha esbozado un cuadro poco halagüeño para las próximas décadas.En primer lugar, la demanda de energía crecerá un 60 por ciento hasta 2030 (es decir, de 82 millones de barriles por día se pasará a 121, lo que supone un incremento anual del 1,6 por ciento). “La Tierra cuenta con recursos suficientes para hacer frente a este consumo", ha anunciado Mandil, pero su tranquilizador mensaje tiene una cara oculta: algunos expertos creen que la producción tocará techo antes de 2010 y empezará la escasez real. Además, no se sabe cuánto costará cubrir una demanda tan elevada.Los augurios son unánimes y establecen una larga temporada de precios altos para el crudo. Entre las razones que harán que esta situación se extienda en el tiempo está la globalización de la economía mundial, que provocará que un problema puntual en una zona del planeta afecte inmediatamente al resto. “La dependencia mutua entre importadores y exportadores se estrechará, pero también aumentarán los riesgos cuando los oleoductos se vean afectados por un ataque, un accidente, una huelga… Así, se incrementarán los peligros para el suministro". Para hacer frente a esta situación, hará falta una inversión de 2,34 billones de euros. Según los expertos, la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) ofertará la mitad del crudo mundial, pero su cuota de mercado no crecerá, debido a los actuales precios del barril. Muchos países competidores del cártel aprovecharán el elevado coste para mejorar su infraestructura de producción, lo que les permitirá ganar terreno a la entidad. “Los beneficios de la OPEP entre 2003 y 2030 serán de 750.000 millones de dólares (586.000 millones de euros), un 7 por ciento menos de lo previsto", anuncia la AIE. El propio cártel ha reconocido que el actual escenario de precios perjudica a los exportadores y a los consumidores. Sin embargo, asume que nada puede hacerse contra la escalada de costes. Ayer, el crudo Brent descendió en el mercado de Londres, tras registrar un récord de 51,9 dólares por barril (1 dólar=0,78 euros; 1 barril=159 litros) al abrirse la sesión del lunes. Esta caída (hasta los 50,9 dólares) se debe a la intervención del Gobierno noruego en el conflicto que enfrenta a los armadores de los buques petroleros y a los trabajadores de las plataformas de extracción. Oslo ha frenado la amenaza de cierre patronal, lo que habría puesto en peligro un suministro de tres millones de barriles diarios. Por su parte, el crudo Texas, de referencia en Estados Unidos, igualó ayer su récord anterior y cerró a 55,17 dólares por barril. Hoy se revelarán los datos sobre las reservas de petróleo de la región, que, según los expertos, han aumentado en un millón de barriles. Sin embargo, estiman un nuevo descenso en el almacenamiento de productos destilados, como el gasóleo de calefacción y el Diesel, justo cuando comienza el invierno. Según Mandil, el coste del petróleo se mantendrá alto hasta 2005, aunque se replegará en 2006.- El mundo de la energía se enfrenta a graves problemas, como la escalada de precios, la vulnerabilidad de las rutas de suministro y unas emisiones de gases de efecto invernadero que aumentan cada día.
- Cada vez más petróleo vendrá de un número menor de países, especialmente de Oriente Medio.
- Nigeria, séptimo exportador mundial de crudo, ha pedido que los precios de esta materia desciendan, pese a que ello recortaría de manera importante los ingresos del Gobierno.
- El importe del petróleo de la OPEP ha bajado hasta los 45,48 dólares por barril, alejándose un 2,4 por ciento del máximo histórico que registró el día 21. El presidente de turno del cártel, el indonesio Purnomo Yusgiantoro, ha pedido a Estados Unidos que libere sus reservas estratégicas, con el fin de aumentar el suministro y abaratar el crudo. Los productores no pueden subir su oferta, ya que hace meses que bombean al máximo de su capacidad. La Comisión Europea ha recortado hasta tres décimas las previsiones de crecimiento de la zona euro; la economía mejorará un 2 por ciento, frente al 2,3 por ciento estimado en primavera.El incremento en el precio del petróleo ha causado esta rebaja: la aceleración de la economía europea se verá lastrada, a principios del próximo ejercicio, por el despegue de la cotización del barril. Esta situación también afectará a las cuentas españolas: según Bruselas, el Producto Interior Bruto de nuestro país aumentará un 2,6 por ciento este año y en 2005. Este ratio reduce las predicciones del Gobierno español, aunque supera el que se prevé para la zona euro.Los pronósticos de otoño toman como referencia un precio del crudo de 50 dólares por barril durante octubre, noviembre y diciembre. A finales de 2005, los analistas vaticinan un recorte que llevará el coste del petróleo a los 42,5 dólares, lo que implicaría un importe medio de 45,1 dólares a lo largo del año que viene. Sin embargo, existen riesgos que pueden empeorar estas previsiones, como el mantenimiento de los precios altos del carburante. El precio medio sin impuestos de la gasolina sin plomo de 95 octanos ha subido el 20,8 por ciento en el plazo de un año. Este incremento es inferior al registrado en la zona euro (21,3 por ciento) y al que han experimentado las cotizaciones internacionales (31,4 por ciento). Sin embargo, el importe medio en España (37,4 céntimos de euro/litro) es superior al de la eurozona (37,2 céntimos).
El coste del crudo Brent ha aumentado un 34,4 por ciento en el mismo período, según el informe correspondiente a septiembre sobre los precios de los combustibles elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
El gasóleo, por su parte, se ha encarecido un 26,3 por ciento desde el último trimestre de 2003. Su importe medio, sin impuestos, se situó en julio, agosto y septiembre de este año en 39,9 céntimos de euro, 7,7 céntimos más que en el mismo período del ejercicio pasado.
Las continuas subidas en el precio de este carburante han sido el origen de un conflicto que mantiene en jaque a las organizaciones agrarias y al Ministerio de Agricultura. Las primeras realizarán mañana varias propuestas para paliar el alza del coste del gasóleo y la responsable del gabinete de Agricultura, Elena Espinosa, ha anunciado que, aunque podría alcanzarse un acuerdo, es posible que haya que seguir negociando.
Asimismo, Espinosa ha reiterado que las ayudas fiscales (rebajas en el IRPF o reducción en los módulos de la seguridad social) están “encima de la mesa". También ha asegurado que se está ofreciendo exactamente la misma cuantía que va a dar Francia, un país potencialmente más rico que España. Por su parte, Pedro Solbes, vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, ha afirmado que “no hay razones para creer que el precio del crudo se vaya a mantener en los niveles actuales a medio plazo".El Plan Nacional de Asignación de Emisiones fijará una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera hasta el año 2007. Las empresas que excedan los límites establecidos tendrán que hacer frente a un coste que, “en el peor de los casos", será de 85 millones de euros, ha anunciado la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona. Esta cifra, según Narbona, es “insignificante" comparada con los 6.000 millones de euros que ha subido este año la factura energética, debido al alza del crudo.
La ministra ha anunciado que los máximos marcados por Kioto señalan el sendero “por el que tiene que caminar la economía española para ganar cuotas de eficiencia energética. Las fuentes no renovables, como el petróleo, acabarán por agotarse. Esto se traducirá en tensiones económicas crecientes; es más razonable gastar en otras fuentes más seguras y limpias", ha añadido.

Los mejores vídeos