Día negro en las carreteras

Jornada trágica la que se vivió ayer en las carreteras españolas. En Jaén, una niña de 13 años perdió la vida en el accidente de un coche conducido por un menor de edad, mientras que, en Madrid, dos jóvenes fallecieron al caer de su motocicleta. En Tarragona, el conductor de un camión cargado con butano ha sido detenido por circular en estado ebrio.

16 personas mueren en las carreteras durante el fin de semana
16 personas mueren en las carreteras durante el fin de semana

Los vecinos de Baeza, en Jaén, recordarán durante mucho tiempo la tarde de ayer. Allí, en pleno casco urbano, una adolescente perdía la vida y otros cuatro menores resultaban gravemente heridos en un accidente de tráfico ocurrido cuando el vehículo en el que circulaban, conducido por uno de los menores, se empotró contra la fachada de una vivienda.Como consecuencia del fuerte impacto, la niña, de apenas 13 años, falleció en el acto, mientras que el conductor (de 17 años) fue trasladado al Hospital San Juan de la Cruz de Ubeda, en Jaén, donde se le ha diagnosticado un fuerte traumatismo cranoencefálico.Los otros tres menores heridos, con edades comprendidas entre los 12 y 14 años, fueron también trasladados al mismo centro hospitalario, aunque su evolución es satisfactoria. Fuentes de la Guardia Civil han reconocido que ninguno de los ocupantes del vehículo llevaba abrochado el cinturón de seguridad.Mientras tanto, en Madrid, dos jóvenes de 27 años fallecían también ayer en la carretera de circunvalación M-30. La pareja perdió la vida prácticamente en el acto tras perder el control de la scooter de 125 cm3 en que viajaban. Otro joven, en este caso de 26 años y de Azkoitia (Guipúzcoa), falleció, también en la tarde de ayer, a consecuencia del choque frontolateral entre un camión y un turismo. Todas estas muertes se suman a las 24 víctimas registradas durante el pasado fin de semana, muchas de ellas jóvenes menores de 29 años.Por otra parte, los Mossos d’Esquadra han detenido en Banyeres del Penedés (Tarragona) a un camionero que conducía en estado ebrio un camión cargado con más de 9.900 litros de gas butano. El conductor, según indica la Policía autonómica, dio una tasa de alcoholemia de 0,65 miligramos por litro de aire expirado, cuatro veces más de la permitida a los chóferes de mercancías peligrosas. El camionero “mostraba síntomas de ebriedad y se llevó por delante varios de los conos de seguridad colocados en el control", según explican fuentes del citado cuerpo policial.