Detiene con su coche a cinco sospechosos… ¡Y también le detienen a él!

Una persecución policial en Estados Unidos acaba con seis detenidos, cinco sospechosos y la propia persona que interceptó a los cinco primeros.

Coche de policía. Fuente: Cordon Press
Coche de policía. Fuente: Cordon Press

Hay cosas que sólo se ven en Estados Unidos y lo último que nos llega desde el otro lado del charco nos lo confirma. Un supuesto policía detiene a cinco sospechosos con su propio coche… y él también acaba detenido. ¿Por qué? La situación no desmerece la explicación.

Al parecer, y tal y como recoge el Washington Post, varios agentes de Carolina del Norte emprendieron una persecución por carretera contra un coche en la que viajaban cinco sospechosos e, incluso, en el que uno de ellos estaba acusado de asesinato. Varios kilómetros después y sin conseguir dar caza a los fugados, apareció el héroe y, más tarde, villano.

Ante el asombro de los agentes, un Ford Taurus negro con luces de emergencia en el techo adelantó a perseguidores y perseguidos y consiguió detener el coche de éstos últimos. A continuación, se bajó del coche pistola en mano, aseguró que era policía y, acto seguido, detuvo a los sospechosos.

Sin embargo, justo después de frenar a los huidos, el hombre volvió al coche rápidamente y desapareció del lugar, sin responder a las preguntas de los agentes. Poco después, la policía consiguió dar con el supuesto héroe. El resultado: el supuesto policía no era policía y ha tenido que enfrentarse a la justicia, motivo por el que ha tenido que pagar 1.500 dólares por hacerse pasar por un agente de la ley.