Descienden las llamadas a revisión en los EE.UU. un 40 por ciento

Las llamadas a revisión de vehículos en los Estados Unidos han descendido en 2001 un 40 por ciento respecto al año 2000, en el que se produjo un récord en el número de automóviles revisados.

La cifra de vehículos llamados a revisión en los Estados Unidos ha descendido hasta los 14,5 millones de unidades. Esta cifra supone un 40 por ciento menos que la obtenida en 2000, en el que se revisaron 24 millones de coches, y es la más baja desde 1994, en la que tuvieron que pasar por el taller por defectos de fábrica cerca de 6 millones de unidades.

"Los fabricantes deben estar mejorando su trabajo a la hora de detectar defectos en la línea de montaje", ha declarado Brian O'Neill, presidente del Instituto para la Seguridad en la Carretera. "Hay incentivos para los trabajadores con el fin de localizar problemas relacionados con la seguridad y resolverlos de forma rápida y sin hacer mucho ruido".

De los 14,5 millones de vehículos revisados, 10,7 millones de unidades fueron llamados a revisión por iniciativa de los propios fabricantes, mientras que en el resto (3,8 millones de unidades) la decisión tuvo que ser tomada por las autoridades federales.

La NHTSA (Agencia Federal para la Seguridad en el Transporte en Carretera) ha indicado que los fabricantes de automóviles han llamado a revisión a 306 millones de unidades desde 1966.

Por otra parte, esta agencia federal ha sido centro de la polémica a causa de la polémica a causa del sistema de puntuación usado para valorar la seguridad ante el vuelco de los vehículos.

Según un estudio del Consejo Nacional de Investigación, el sistema de las 5 estrellas (5 estrellas para los vehículos con menos riesgo de vuelco y 1 para los que más) no es fiable ya que vehículos con diferentes tendencias pueden recibir el mismo número de estrellas. Este mismo informe señala que deberían incluirse más categorías para distinguir los diferentes riesgos de vuelco.