Derribadores de señales

¿Aquí hay una señal? Pues, según algunos ingenieros, alguien ha hecho mal su trabajo. ¿La señalización de la carretera te confunde? Si la respuesta es sí, te invitamos a dar una vuelta por una ciudad sin semáforos, sin líneas, sin pasos de cebra, sin stops... Si la respuesta es no, las fotos que te ofrecemos podrían hacerte cambiar de opinión.

Derribadores de señales
Derribadores de señales

Acaba de empezar un juicio en Alemania por una curiosa patente: el muñeco de los semáforos de la ex-RDA. Bautizado como Ampelmann, este hombrecillo con sombrero es tan fotografiado en Berlín como los restos del Muro. Se ha convertido en todo un fetiche, su silueta se encuentra en multitud de souvenirs y muchos nostálgicos de la antigua Alemania Oriental incluso le consideran todo un emblema político. El diseñador berlinés Markus Heckhausen, que comercializa la figura del Ampelmann, ha presentado un recurso ante el tribunal de Leipzig contra Joachim Rossberg, el empresario que heredó la compañía que fabricaba las señales de tráfico de la República Democrática Alemana. Por si fuera poco, los derechos de autor pertenecen el psicólogo Karl Peglau. El Ampelmann tiene ya 40 años; con la unificación germana intentaron eliminarlo, pero surgió todo un movimiento cívico (bautizado como “Comité para la Salvación de los Semáforos") que lo mantuvo en las calles. Ahora, planean llevarlo a ciudades del oeste alemán e incluso han creado su homóloga femenina: en Dresde y en Zwickau se han implantado las Ampelfrauen, mujeres con trenzas y falda que indican a los peatones cuándo deben cruzar la calle. Sin embargo, muchos ven más allá: según Kristina Winkler, política de Dresde, ha señalado que “estos semáforos nos recuerdan a diario el camino que queda por recorrer hasta que exista una igualdad real entre hombres y mujeres". Las señales más fotografiadas son, sin duda, las de animales. Y no sólo las de los famosos canguros australianos. Las hay de patos, de anfibios, de osos, de ranas... Algunas están impregnadas incluso con olores de osos o de lobos para asustar a los animales e impedir que crucen la calzada (son muy famosas en Alemania, pero también las puedes encontrar en Soria). En España, Fomento sólo tiene homologadas las de la vaca y las del ciervo. Sin embargo, esto no ha impedido que proliferen muchas más. La primera localidad que estrenó “nuevos animales" fue Espejo de Tera (Soria). Era una rana. Tras ella, han llegado las señales que indican la presencia de galápagos (en el Parque de Doñana) o de aves (en el Delta del Ebro)... Además, por las carreteras españolas también se pueden contemplar dibujos de erizos, patos, anfibios o linces. Todo es poco para evitar que más de 30 millones de animales mueran cada año atropellados en nuestro país (datos de la DGT).