Denunciado por estafa un concesionario de coches de Madrid

Más de medio centenar de personas se han quedado sin el vehículo que iban a vender o sin el dinero que el concesionario Pérez de Villaamil les adeudaba. La empresa ha cerrado sus puertas repentinamente y su propietario ha desaparecido. Los clientes han puesto ya el caso en manos de las autoridades.

Más de medio centenar de clientes han denunciado al concesionario madrileño Pérez de Villaamil, dedicado a la venta de coches usados, por estafar supuestamente cerca de 1,2 millones de euros (unos 200 millones de pesetas). La policía ha cursado una orden de búsqueda y captura contra el propietario, que se encuentra en paradero desconocido.

La sociedad investigada, que no había generado ningún problema desde su fundación en 1998, obtenía en depósito vehículos usados y ofrecía a sus propietarios un precio por su venta. La cantidad estipulada era entregada posteriormente, cuando el automóvil era vendido a un tercero.

Sin embargo, los problemas llegaron el pasado martes, cuando clientes a los que se les adeudaba dinero se presentaron en el local con intención de reclamarlo. La situación que se encontraron fue la de un establecimiento que había cerrado sus puertas, sin previa explicación, dejando a los clientes sin dinero, en alguno casos, o sin coche, cuando éste todavía no había sido vendido.

Nadie se explica todavía lo que ha podido suceder. Personas próximas al denunciado han manifestado su asombro por los hechos, ya que "es algo raro, siempre ha trabajado muy bien y nos ha traído muy buenos coches".

La comisaría de Chamartín, encargada de la investigación, ha detenido en los últimos días a dos empleados de la firma. No obstante, los antiguos trabajadores de la entidad han quedado en libertad tras prestar declaración al no ser sospechosos de cometer ningún delito y no tener constancia del paradero de su anterior jefe.

Fuentes policiales han descartado que Luis Pérez de Villaamil Valdelomar, propietario del concesionario, haya salido de España y se encuentre en algún país extranjero. Por esta razón, las autoridades esperan detenerle en los próximo días y esclarecer así el presunto fraude llevado a cabo.