Demanda contra Ford por supuesta discriminación a causa de la edad

Nueve directivos de Ford en los Estados Unidos han decidido demandar a la compañía porque entienden que el nuevo modelo de evaluación de los trabajadores está discriminando a los empleados de mayor edad.

El motivo de la querella es la política evaluadora que sigue Ford con sus más de 18.000 ejecutivos y directivos. La compañía otorga, desde enero de 2000, calidad A, B o C, dependiendo del rendimiento de sus altos empleados. Calidad A otorga la posibilidad de ascenso y se otorga al 10 por ciento de los empleados, calidad B se da al 80 por ciento de los mismos e implica que no hay posibilidad de ascenso ni de degradación. Ésta sí es posible si se otorga la calidad C, que antes se concedía al 10 por ciento de los ejecutivos y este año únicamente al 5 por ciento. Si esta calificación se da dos años consecutivos, se produce la citada degradación.
Los demandantes, nueve directivos de entre 47 y 69 años, han señalado que con esta política Ford está intentado deshacerse de los ejecutivos de mayor edad y han solicitado a la Justicia que califique como ilegal esta forma de evaluación.
Un portavoz de Ford ha indicado que "la edad es irrelevante en nuestro proceso, que está pensado para crear una fuerza de trabajo que aúne los esfuerzos de personas de diferentes razas, etnias y sexos".
Por otra parte, la marca del óvalo ha decidido parar temporalmente, a partir del 26 de marzo, el trabajo de unos 500 trabajadores de su planta de Ohio con el objetivo de reducir inventarios. Esto supone el 20 por ciento de la fuerza laboral de la factoría.