Delphi despide a 11.500 trabajadores

Los planes de reestructuración en la industria del automóvil para frenar la caída de la demanda y una posible recesión en Estados Unidos y Japón se siguen sucediendo semana tras semana.

Delphi Automotive Systems, el mayor fabricante de componentes de automóviles del mundo, ha sido la última compañía en subirse al carro de los ajustes de plantilla. La empresa despedirá a 11.500 trabajadores y se desprenderá de nueve plantas.
Los despidos son parte de un gran plan de reestructuración que supondrá un recorte de gastos por un total de 300 millones de dólares al año a partir de 2003. La aplicación de este plan supone que el volumen de negocio y los ingresos por ventas se reducirán en unos 900 millones de dólares por año. En Estados Unidos se cerrarán las fábricas en Alabama, Arizona y Michigan. Fuera de las fronteras estadounidenses se echará el cerrojo a plantas en Brasil, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido.
Los 11.500 despidos de Delphi, que se espera que sean efectivos en los próximos 12 meses, se suman a los 7.600 puestos de trabajo que la empresa recortó el año pasado en México. Pese a que a largo plazo la reestructuración se traduce en reducción de costes para la empresa, el poner en marcha el plan de reestructuración supone un desembolso inicial de unos 400 millones de dólares.
Delphi también avanzó una reducción en sus proyecciones de ventas y beneficios para el primer trimestre. Según las últimas previsiones, Delphi podría cerrar el primer trimestre del año con unas pérdidas de 50 millones de dólares o, en el mejor de los casos, sin pérdidas. La compañía también rebajó sus previsiones para el segundo trimestre del año, que puede concluir con unos beneficios de entre 160 y 200 millones de dólares. Sin embargo, esta bajada de las previsiones apenas ha tenido repercusión en Wall Street.

Los mejores vídeos