De la competencia, ni hablar

Los gasolineros madrileños no quieren poner el precio de las gasolinas de la competencia, pese a que pronto será obligatorio hacerlo, según un Real Decreto del Gobierno.

Las gasolineras de la Comunidad de Madrid se niegan a poner los precios del combustible de la competencia en sus propias instalaciones. Y esto es precisamente a lo que obliga un Real Decreto del Gobierno español que podría entrar en vigor en los próximos días. Según esta norma, las estaciones de servicio deberán lucir en sus instalaciones, de manera visible, un cartel con el precio de los combustibles de las dos gasolineras más cercanas.

La norma sólo se aplicará a las estaciones de servicio que se encuentren en la red nacional de carreteras, por lo que en la Comunidad de Madrid sólo afectará a unas 200 gasolineras. En España, las estaciones de servicio que deberán cumplir la norma serán unas 3.000. El Real Decreto obliga también a financiar y mantener los carteles que lucirán los precios de la competencia, un gasto que rondará las 250.000 pesetas (1.502, 53 euros) por estación.

Las protestas por parte del principal sector afectado, el de empresarios de estaciones de servicio, no se ha hecho esperar. Alejandro Moratilla, vicepresidente de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid, ha comparado esta medida del Gobierno con la que podría obligar a grandes superficies como El Corte Inglés o Carrefour a exhibir los precios de otros centros comerciales como Alcampo o Alcosto, "a ver si eso es posible". La instalación de estos paneles informativos "traerá consigo una guerra de precios", por lo que el precio del combustible oscilará de manera continua.

La Comunidad de Madrid ya ha anunciado, según esta asociación de empresarios, que si no se colocan los precios las gasolineras sufrirán "grandes multas", en palabras de Moratilla.