¿Dará Aguirre la espalda a Fomento?

La Asamblea de Madrid acoge un nuevo debate del estado de la región. Se espera una discusión tensa y un tema estrella: la construcción de nuevas carreteras en la comunidad.

Nuevo radar fijo en la A2
Nuevo radar fijo en la A2

Es el primer debate sobre el estado de la región en el que Esperanza Aguirre defenderá las actuaciones de la Comunidad y en el que el socialista Rafael Simancas haga las réplicas. La polémica arranca antes de empezar la sesión, ya que la presidenta ha anunciado que construirá nuevas carreteras, diga lo que diga Fomento. Aguirre dará luz verde a la nueva radial R-1 y al cierre de la carretera de circunvalación M-50. Estas obras ya tenían la aprobación del Ministerio de Fomento cuando gobernaba el PP. Sin embargo, la socialista Magdalena Álvarez, ahora responsable de esta cartera, ha decidido paralizar estos y otros trabajos de otras regiones. La R1 (paralela a la N-1, de Burgos) es primordial para Aguirre. Según ha afirmado, “el colapso en la N-I está apunto de producirse; ya existen enormes problemas de fluidez. Por ello, necesitamos una radial, sea de peaje o no". También se planea cerrar la autovía M-50 entre las carrreteras de Burgos (A-1) y de A Coruña (A-6). Se proyectan 32 kilómetros, que precisarán una inversión de más de 900 millones de euros. Además, tendrán que realizar una complicada obra: un túnel de más de 20 kilómetros bajo el monte de El Pardo. No será la única vía que estrenará Madrid. El grupo Cintra, perteneciente a Ferrovial, realizará una nueva carretera entre Madrid y la Comunidad Valenciana. Se trata de la autopista Ocaña-La Roda, un corredor que será una especie de continuación de la R4. Sin el visto bueno de Fomento, muchos se preguntan de dónde Aguirre sacará el dinero para estas nuevas obras. Precisamente, su compañero de partido y alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz Gallardón, ultima cómo será la financiación de la ciudad durante el año que viene.
Aunque Gallardón habla de “unos presupuestos tranquilos", la próxima legislatura no será muy calmada para los bolsillos de los conductores: según Gallardón, subirán el importe de las multas de tráfico, de la tarifa de la grúa y del precio de los parquímetros.
Eso sí, los conductores se beneficiarán de una congelación del impuesto que grava la posesión de un vehículo.

Los mejores vídeos