DaimlerChrysler presenta un plan de saneamiento multimillonario

Jürgen Schrempp, presidente de DaimlerChrysler, ha presentado esta mañana oficialmente los resultados del grupo y el plan de reestructuramiento de la filial estadounidense Chrysler.

Los planes presentados esta mañana en el cuartel general de DaimlerChrysler en Sttutgart por Jürgen Schrempp pasan por devolver a Chrysler a la senda de los beneficios. La reestructuración de la división estadounidense le costará al grupo unos 4.000 millones de euros (unos 660.000 millones de pesetas). La Dirección del grupo confía en salir del bache a lo largo de 2002.
También se confirma el importante recorte de plantilla. Hasta finales de este año se verán obligados a abandonar su puesto de trabajo en Chrysler un total de 19.300 trabajadores, en los próximos tres años este número se incrementará hasta alcanzar los 26.000 trabajadores. Lo que supone la quinta parte de la plantilla actual del fabricante. Otra de las líneas de actuación que ya se conocían es la reducción de los costes de los componentes en un 15 por ciento.
Durante el pasado año, los beneficios de DaimlerChrysler se redujeron en un 49 por ciento, respecto al mismo periodo del año anterior, alcanzando los 5.200 millones de euros (más de 850.000 millones de pesetas). Culpable de la situación es la reducción del beneficio operativo del grupo Chrysler en 2000 hasta los 500 millones de euros, lo que supone una reducción del 90 por ciento respecto a los resultados de 1999. La Dirección del grupo achaca estos resultados a las pérdidas de la segunda parte del año, provocadas por la fuerte competencia en el mercado automovilístico estadounidense, los fuertes descuentos para vender modelos obsoletos y elevados costes de lanzamiento de modelos nuevos. Mercedes Benz, por el contrario, ha incrementado el beneficio operativo en un 6 por ciento, alcanzando los 2.900 millones de euros (casi 480.000 millones de pesetas).

Pronósticos pesimistas
La Dirección de DaimlerChrysler se muestra reservada y espera en este año un retroceso del beneficio operativo debido a la mala coyuntura del mercado norteamericano, aunque espera que el próximo vuelva a aumentar.
Según las cuentas de la compañía, el volumen de negocio se reducirá el presente año en un 14 por ciento y sólo llegara a los 140.000 millones de euros (unos 24 billones de pesetas), pero aumentará en 2003 hasta los 148.000 millones de euros. Especialmente crítico se plantea el primer trimestre, en el que DaimlerChrysler cuenta con grandes pérdidas debido a los elevados costes de saneamiento de Chrysler. En este periodo, el beneficio operativo de la filial estadounidense oscilará entre los 3.800 y 4.300 millones de euros (entre 630.000 y 720.00 millones de pesetas) de pérdidas.
Por otra parte, los accionistas más críticos con Schrempp le han echado en cara en diversos medios de comunicación alemanes, el haber despertado demasiadas expectativas en el momento de la fusión y no creen que el grupo salga de los números rojos el próximo año.
Los inversores no parecen estar demasiados convencidos del plan de Schrempp y la acción de DaimlerChrysler apenas sufrió una leve variación al principio de la jornada. Aumentó su cotización un 0,15 por ciento y cotiza a 52,69 euros por título en el mercado de valores de Frankfurt.