DaimlerChrysler no abandona México

A pesar del duro plan de reestructuración anunciado por el presidente de Chrysler, Dieter Zetsche, el fabricante norteamericano invertirá más de 1.500 millones de dólares en México durante los próximos años.

México es el país más afectado por los planes de saneamiento de Chrysler. Según anunció su presidente, Dieter Zetsche, la fábrica cerrará 3 fábricas de este país centroamericano y despedirá a 2.600 trabajadores. Es decir, la mitad de las fábricas eliminadas y el 10 por ciento de los empleados que se irán a la calle serán mexicanos.
Durante el año pasado, DaimlerChrysler vendió en este país 110.000 automóviles, un 22 por ciento más que en 1999. Estas cifras han llevado al grupo norteamericano a no olvidarse del gran mercado que posee tras la frontera norteamericana.
El portavoz de la compañía, Manuel Duarte, ha anunciado que se invertirán 1.500 millones de dólares en México durante los próximos tres años, principalmente en formación de personal y en innovación tecnológica.
Esta inversión compensará el cierre de las fábricas de transmisiones automáticas y de motores en el estado de Toluca y de la planta de camiones ligeros "Lago Alberto", ubicada en Ciudad de México.
Continúan los rumores
La rumorología no sólo afecta al futuro de la compañía. Según publica el diario "Welt am Sonntag", el presidente de DaimlerChrysler, Juergen Schrempp, presentó su dimisión el noviembre pasado, cuando se conocieron las enormes pérdidas de la empresa.
Según este rotativo, Schrempp, responsable de la fusión de Daimler-Benz y Chrysler en 1998, aceptó la responsabilidad de la crisis y abandonaba su cargo. Esta renuncia no siguió adelante, porque, como apunta "Welt am Sonntag", Hilmar Kopper, miembro del consejo de administración de DaimlerChrysler y Deutsche Bank, la rechazó.