DaimlerChrysler continúa alimentando la polémica

Las malas noticias se acumulan y las acciones de la compañía siguen sin recuperarse, ya que analistas e inversores recibieron con frialdad el programa de ajuste para Chrysler. La mayoría de los expertos coinciden en que el fabricante no volverá rápidamente a los buenos márgenes; será un proceso lento que llevará varios años.

La situación es complicada, y lo que menos ayuda es la cadena de informaciones y desmentidos en los que se ve envuelto el grupo. Los portavoces de DC han negado la información referida a las intenciones de Jürgen Schrempp, presidente de la empresa, de reducir el nombre de ésta quitando el nombre de Chrysler.
También se ha desmentido la noticia que indicaba que la compañía ha contratado a JP Morgan y Deutsche Bank para diseñar una estrategia destinada a defenderse de una OPA. En la comunicación, los portavoces señalaron que "una potencial OPA no es un tema que esté siendo tratado ni hay una estrategia para prevenirla", pero no hicieron referencia a la contratación de los bancos.
Las declaraciones de Dieter Zetsche, presidente de Chrysler, a una cadena de televisión americana también han sido vagas, ya que, según ha señalado, no tenía indicios de que haya acciones específicas en ese sentido, "pero cada compañía se debe proteger contra una acción potencial y debemos hacer lo mismo que el resto".

Nuevas condiciones para el acuerdo con BMW
Chrysler, la rama estadounidense de la compañía, está revisando los términos de su compromiso con BMW para la producción de motores como parte de su plan de reestructuración.
Zetsche ha comentado que el grupo necesitará menos motores de los que se acordaron en un principio para la planta que ambas compañías comparten en Tritec (Brasil). El proyecto debe suministrar motores para el modelo Neon de Chrysler y el nuevo Mini de la empresa germana.
Las necesidades del fabricante americano en cuanto a motores han caído como consecuencia de la bajada en la producción del Neon, estimada en un 15 por ciento, ya que no se van a llevar a cabo los cambios planeados para la planta de Illinois, donde se ensambla este modelo.