DaimlerChrysler abandona Hyundai

Tras ceder el control en Mitsubishi, DaimlerChrysler ha decidido romper también los lazos que la ataban al fabricante Hyundai Motors: ayer, DC vendía todas las participaciones que tenía en el grupo surcoreano.

A mediados de mayo, DaimlerChrysler anunció que su relación con Hyundai estaba llegando a su fin. Ayer, el constructor germano-estadounidense vendió el total de su participación –un 10,5 por ciento- en la automovilística surcoreana, embolsándose 728 millones de euros. La jugada ha sido muy rentable, ya que obtuvo su parte de la compañía (que compró entre 2000 y 2001) por 391 millones de euros. A pesar de la “ruptura", los proyectos conjuntos de ambas empresas continuarán, según ha anunciado Tony Melfi, portavoz de DC. Así, crearán un nuevo motor de gasolina, en el que también colaborará Mitsubishi.La razón de esta separación es el cambio de rumbo que DaimlerChrysler quiere dar a sus operaciones en Asia. Sus inversiones en la región no han sido tan fructíferas como esperaba, por lo que ha firmado pactos con otra empresa en China, donde su socio principal es el constructor Beijing Automotive Holding Corporation. Hyundai pidió expresamente que la compañía germano-estadounidense no tuviera tratos con otras firmas asiáticas, pero Jürgen Schrempp, presidente de DC, pretende fabricar y comercializar en China, mercado emergente, las clases E y C de Mercedes, además de motores, piezas y la gama de camiones Actros. También iniciará la venta de servicios financieros.