Daewoo supera el boicot de los proveedores

Las fábricas de Daewoo en Corea vuelven a funcionar. Llevaban paradas desde que el martes pasado, los acreedores de la endeudada compañía coreana decidieran boicotearla y no entregar ningún pedido de componentes.

Daewoo supera el boicot de los proveedores
Daewoo supera el boicot de los proveedores

Los fabricantes de componentes para automoción decidieron dejar de suministrar pedidos a Daewoo para protestar por los retrasos de la compañía al hacer frente a los 216.000 millones de pesetas que les debe a corto plazo.

El sábado, 270 proveedores se reunieron y decidieron levantar el boicot después de que el Banco de Desarrollo de Corea, principal acreedor, y valedor de Daewoo, prometiese una inyección de dinero de 171.000 millones de pesetas para desbloquear la situación.

Como se sabe, Daewoo Motor, filial del poderoso grupo Daewoo, lleva en bordeando la quiebra total desde 1999. Sus deudas se estiman cercanas a los tres billones de pesetas, que han sido consolidados por el Banco de Desarrollo y el Gobierno de Corea.

Durante este tiempo, Daewoo ha negociado su venta a General Motors, que hace unos meses firmó un acuerdo de intenciones para hacerse con los principales activos de la empresa a un precio casi simbólico, afrontando así la deuda de la compañía, o, al menos, parte de ella. Se esperaba que General Motors presentase su oferta definitiva para estas navidades, pero, al final, no lo hará hasta principios de año.

Aunque GM no vive un momento especialmente boyante, reflotar Daewoo será un paso fundamental en su estrategia asiática. El emergente mercado chino es un pastel al que nadie quiere renunciar, aunque para abordarlo sea preciso sacar a flote los restos de Daewoo.

Los sindicatos de Daewoo, en situación de alerta permanente, han pedido a General Motors que se apresure en tomar el control de la compañía y que, una vez lo haga, mantenga a toda la plantilla en su puesto. Quieren también que desarrolle la factoría de Pupyong, principal fábrica de la marca.

El aviso de los sindicatos no es baladí, pues tienen derecho de veto sobre cualquier toma de control que se produzca en Daewoo. Así, si GM no presenta un plan de futuro serio, la oposición de los sindicatos podría echar abajo el acuerdo.