Cuanto mejores son los airbags, más problemas crean

Con los airbag se produce un fenómeno sorprendente: cuanto mejores y más sofisticados son, más fallos generan y más quejas se reciben de automovilistas descontentos. Los fabricantes no tienen respuesta para todos los problemas.

Cuanto mejores son los airbags, más problemas crean
Cuanto mejores son los airbags, más problemas crean

Al principio, cuando eran pocos los coches que tenían airbag, la Agencia Federal de Seguridad Vial (NHTSA) apenas recibía quejas por culpa de estos dispositivos. Los airbag se abrían cuando se producía un choque y listo.

Ahora, cuando estas bolsas están en pleno proceso de sofisticación, las quejas se han disparado. En 2001, la NHTSA tramitó 3.000 quejas por su culpa y, en lo que va de año, ya ha recibido más de 800.

Las protestas de los usuarios son de lo más variado, desde los que no pueden utilizar el claxon por culpa del airbag, hasta los que se quejan por aperturas sin motivo. Hay muchas reclamaciones de personas que han sido heridas por la violenta apertura de la bolsa y también de muchos conductores molestos porque su airbag no se abrió en una colisión.

Es este último apartado, el de las "no aperturas", el que más preocupa a los fabricantes. Tratan de explicar una y otra vez que el airbag sólo se abre en determinadas circunstancias, y nunca en choques frontales a menos de 20 km/h.

Sin embargo, esta explicación ya no sirve tanto. En la actualidad, todos los fabricantes estadounidenses tienen la obligación de instalar airbags inteligentes a partir de 2004. Esta nueva modalidad de bolsas de aire se combina con diferentes sensores que evalúan las condiciones del impacto y deciden si abrir o no el dispositivo y en qué medida.

Estos sensores también calcularán el peso de los ocupantes de los asientos, de modo que, si es una persona de poca talla, o un niño, la explosión sea más contenida.

Todas estas nuevas mediciones arrojan confusión sobre el funcionamiento de los airbags y la gente no sabrá si deben o no abrirse y en qué circunstancias, con lo que posiblemente aumenten las quejas.

Este problema no será sólo para los usuarios. Los fabricantes también se quejan de que no saben determinar con claridad cuándo debe explotar el airbag si viaja un niño, si lo hace una mujer menuda, etc.

Incluso piden que se anule el airbag cuando hay niños menores de seis años en el asiento.