Cuando los sueños se hacen realidad

Ser diseñador de automóviles no es fácil: miles de jóvenes lo intentan cada año, pero -además de talento- necesitan una formación muy dura y, en ocasiones, muy costosa. Sin embargo, hay muchas oportunidades esperando a ingenieros que manejen las cifras con la misma soltura que el pincel.

Cuando los sueños se hacen realidad
Cuando los sueños se hacen realidad

Las marcas coreanas y japonesas se han lanzado a la caza de los automovilistas occidentales. Firmas como Toyota han logrado superar a marcas como Chrysler en el "patriótico" mercado estadounidense. Son conscientes de que deben "entrar a los futuros clientes por los ojos", por lo que han decidido cambiar su look. Durante el año pasado, ficharon a algunos de los diseñadores fetiche de la industria para que adaptaran sus creaciones a los gustos de Europa y EE.UU: Subaru ha contratado a Andreas Zapatinas (el creador del Alfa 147) o Mitsubishi acude a los servicios del prestigioso Intaldesign liderado por Giorgetto Guigiaro. Contratar alguno de estos gurús del diseño implica una gran inversión; por eso, las firmas orientales empiezan a apostar por los jóvenes valores. Se han convertido en "cazatelentos" y acuden a los centros universitarios con interesantes proyectos. Nissan tiene una relación muy especial con los alumnos del prestigioso Royal College of Art de Londres. Cada curso recurre a estos estudiantes para que desarrollen algún concepto y éstos responden a la perfección. El año pasado encargó a 17 alumnos que desarrollaran "un coche para 2010": debían analizar cómo los vehículos han ido evolucionando, cómo se adaptan a determinados usuarios y cómo pueden incorporar "distintos lenguajes". Los jóvenes salieron a la calle con una cámara de vídeo y preguntaron a los transeúntes qué esperaban de los coches; algunos realizaron métodos de investigación más arriesgados: contrataron a videntes para que les adelantaran cuáles serían las futuras tendencias. Con todos estos conocimientos, se desarrolló el Compact 1 , un modelo futurista de casi 4 metros de longitud, carrocería monovolumen, piso plano y ruedas carenadas. Toyota, por su parte, colabora con el Art Center Design de California. Allí, da completa libertad a los estudiantes. Es un laboratorio de nuevas tendencias y eso se nota en sus creaciones: no te pierdas los últimos proyectos que han desarrollado y que te adjuntamos en imágenes.