Contacto: Range Rover

El nuevo Range Rover, con mecánica BMW, se presenta tan lujoso, cómodo y equipado como las berlinas más prestigiosas del mundo y con la eficacia en campo de los TT con mejores aptitudes.

range4g.jpg
range4g.jpg

Este tipo de suspensión interconectada también permite la actuación del conjunto de forma independiente respecto a las demás. Cuando el vehículo circula por carretera, las válvulas permanecen cerradas, aumentando así la rigidez y limitando el balanceo de la carrocería en curvas. Por el contrario, cuando el dispositivo detecta que el vehículo se encuentra circulando por campo se abren las dos válvulas de interconexión transversal de forma que, al subir una rueda ante un obstáculo, transfiere el movimiento a la contraria simulando un eje rígido. También actúa de forma autonivelante, compensa las cargas sobre la zona posterior y elimina el hundimiento en arrancada y en frenada. El sistema de funcionamiento depende de las circunstancias de circulación, con modo de "acceso" —carrocería muy baja para facilitar la entrada y salida— accionable en marcha; modo "autopista", con las suspensiones bajas; modo "normal" para circular por carretera o zonas en buen estado y posición "elevada" para sortear obstáculos en campo. Además, dispone de un botón de bloqueo para fijar la selección, que se mantiene mientras no se pueda ver influenciada la seguridad.

La dirección cambia, del clásico sistema de recirculación de bolas, a piñón y cremallera ZF con sistema de asistencia variable que proporciona una suavidad y precisión en carretera muy superior a lo que estamos acostumbrados en este tipo de vehículos. Firme y precisa en carretera y suave en campo. Respecto a los motores, se ha recurrido a dos mecánicas BMW de seis y ocho cilindros, Diesel y gasolina, respectivamente, aunque presentan algunas diferencias respecto a su implantación en modelos de la marca alemana. Las principales modificaciones se centran en la admisión, situada en el Range a una mayor altura para favorecer el vadeo. También se ha mejorado la hermeticidad de los componentes, con rodamientos sellados y retenes específicos para impedir la entrada de elementos perjudiciales. La potencia específica de la variante Diesel es inferior a la que conocemos en BMW, concretamente de 177 CV, frente a los 193 que entrega un 530d lo que, según los responsables de la marca, responde a las necesidades específicas de adaptación sobre el Range. El gasolina mantiene las mismas especificaciones que en las Series 5 y 7. Las dos variantes se encuentran asociadas a una caja de cambios Steptronic de cinco velocidades en cortas y largas, con posibilidad de funcionamiento manual o automático, que permite el paso entre ambas relaciones en marcha a una velocidad no superior a 30 km/h cuando se pasa a cortas y de 46 km/h en caso contrario.

Este tipo de suspensión interconectada también permite la actuación del conjunto de forma independiente respecto a las demás. Cuando el vehículo circula por carretera, las válvulas permanecen cerradas, aumentando así la rigidez y limitando el balanceo de la carrocería en curvas. Por el contrario, cuando el dispositivo detecta que el vehículo se encuentra circulando por campo se abren las dos válvulas de interconexión transversal de forma que, al subir una rueda ante un obstáculo, transfiere el movimiento a la contraria simulando un eje rígido. También actúa de forma autonivelante, compensa las cargas sobre la zona posterior y elimina el hundimiento en arrancada y en frenada. El sistema de funcionamiento depende de las circunstancias de circulación, con modo de "acceso" —carrocería muy baja para facilitar la entrada y salida— accionable en marcha; modo "autopista", con las suspensiones bajas; modo "normal" para circular por carretera o zonas en buen estado y posición "elevada" para sortear obstáculos en campo. Además, dispone de un botón de bloqueo para fijar la selección, que se mantiene mientras no se pueda ver influenciada la seguridad.

La dirección cambia, del clásico sistema de recirculación de bolas, a piñón y cremallera ZF con sistema de asistencia variable que proporciona una suavidad y precisión en carretera muy superior a lo que estamos acostumbrados en este tipo de vehículos. Firme y precisa en carretera y suave en campo. Respecto a los motores, se ha recurrido a dos mecánicas BMW de seis y ocho cilindros, Diesel y gasolina, respectivamente, aunque presentan algunas diferencias respecto a su implantación en modelos de la marca alemana. Las principales modificaciones se centran en la admisión, situada en el Range a una mayor altura para favorecer el vadeo. También se ha mejorado la hermeticidad de los componentes, con rodamientos sellados y retenes específicos para impedir la entrada de elementos perjudiciales. La potencia específica de la variante Diesel es inferior a la que conocemos en BMW, concretamente de 177 CV, frente a los 193 que entrega un 530d lo que, según los responsables de la marca, responde a las necesidades específicas de adaptación sobre el Range. El gasolina mantiene las mismas especificaciones que en las Series 5 y 7. Las dos variantes se encuentran asociadas a una caja de cambios Steptronic de cinco velocidades en cortas y largas, con posibilidad de funcionamiento manual o automático, que permite el paso entre ambas relaciones en marcha a una velocidad no superior a 30 km/h cuando se pasa a cortas y de 46 km/h en caso contrario.

Este tipo de suspensión interconectada también permite la actuación del conjunto de forma independiente respecto a las demás. Cuando el vehículo circula por carretera, las válvulas permanecen cerradas, aumentando así la rigidez y limitando el balanceo de la carrocería en curvas. Por el contrario, cuando el dispositivo detecta que el vehículo se encuentra circulando por campo se abren las dos válvulas de interconexión transversal de forma que, al subir una rueda ante un obstáculo, transfiere el movimiento a la contraria simulando un eje rígido. También actúa de forma autonivelante, compensa las cargas sobre la zona posterior y elimina el hundimiento en arrancada y en frenada. El sistema de funcionamiento depende de las circunstancias de circulación, con modo de "acceso" —carrocería muy baja para facilitar la entrada y salida— accionable en marcha; modo "autopista", con las suspensiones bajas; modo "normal" para circular por carretera o zonas en buen estado y posición "elevada" para sortear obstáculos en campo. Además, dispone de un botón de bloqueo para fijar la selección, que se mantiene mientras no se pueda ver influenciada la seguridad.

La dirección cambia, del clásico sistema de recirculación de bolas, a piñón y cremallera ZF con sistema de asistencia variable que proporciona una suavidad y precisión en carretera muy superior a lo que estamos acostumbrados en este tipo de vehículos. Firme y precisa en carretera y suave en campo. Respecto a los motores, se ha recurrido a dos mecánicas BMW de seis y ocho cilindros, Diesel y gasolina, respectivamente, aunque presentan algunas diferencias respecto a su implantación en modelos de la marca alemana. Las principales modificaciones se centran en la admisión, situada en el Range a una mayor altura para favorecer el vadeo. También se ha mejorado la hermeticidad de los componentes, con rodamientos sellados y retenes específicos para impedir la entrada de elementos perjudiciales. La potencia específica de la variante Diesel es inferior a la que conocemos en BMW, concretamente de 177 CV, frente a los 193 que entrega un 530d lo que, según los responsables de la marca, responde a las necesidades específicas de adaptación sobre el Range. El gasolina mantiene las mismas especificaciones que en las Series 5 y 7. Las dos variantes se encuentran asociadas a una caja de cambios Steptronic de cinco velocidades en cortas y largas, con posibilidad de funcionamiento manual o automático, que permite el paso entre ambas relaciones en marcha a una velocidad no superior a 30 km/h cuando se pasa a cortas y de 46 km/h en caso contrario.

Este tipo de suspensión interconectada también permite la actuación del conjunto de forma independiente respecto a las demás. Cuando el vehículo circula por carretera, las válvulas permanecen cerradas, aumentando así la rigidez y limitando el balanceo de la carrocería en curvas. Por el contrario, cuando el dispositivo detecta que el vehículo se encuentra circulando por campo se abren las dos válvulas de interconexión transversal de forma que, al subir una rueda ante un obstáculo, transfiere el movimiento a la contraria simulando un eje rígido. También actúa de forma autonivelante, compensa las cargas sobre la zona posterior y elimina el hundimiento en arrancada y en frenada. El sistema de funcionamiento depende de las circunstancias de circulación, con modo de "acceso" —carrocería muy baja para facilitar la entrada y salida— accionable en marcha; modo "autopista", con las suspensiones bajas; modo "normal" para circular por carretera o zonas en buen estado y posición "elevada" para sortear obstáculos en campo. Además, dispone de un botón de bloqueo para fijar la selección, que se mantiene mientras no se pueda ver influenciada la seguridad.

La dirección cambia, del clásico sistema de recirculación de bolas, a piñón y cremallera ZF con sistema de asistencia variable que proporciona una suavidad y precisión en carretera muy superior a lo que estamos acostumbrados en este tipo de vehículos. Firme y precisa en carretera y suave en campo. Respecto a los motores, se ha recurrido a dos mecánicas BMW de seis y ocho cilindros, Diesel y gasolina, respectivamente, aunque presentan algunas diferencias respecto a su implantación en modelos de la marca alemana. Las principales modificaciones se centran en la admisión, situada en el Range a una mayor altura para favorecer el vadeo. También se ha mejorado la hermeticidad de los componentes, con rodamientos sellados y retenes específicos para impedir la entrada de elementos perjudiciales. La potencia específica de la variante Diesel es inferior a la que conocemos en BMW, concretamente de 177 CV, frente a los 193 que entrega un 530d lo que, según los responsables de la marca, responde a las necesidades específicas de adaptación sobre el Range. El gasolina mantiene las mismas especificaciones que en las Series 5 y 7. Las dos variantes se encuentran asociadas a una caja de cambios Steptronic de cinco velocidades en cortas y largas, con posibilidad de funcionamiento manual o automático, que permite el paso entre ambas relaciones en marcha a una velocidad no superior a 30 km/h cuando se pasa a cortas y de 46 km/h en caso contrario.

Este tipo de suspensión interconectada también permite la actuación del conjunto de forma independiente respecto a las demás. Cuando el vehículo circula por carretera, las válvulas permanecen cerradas, aumentando así la rigidez y limitando el balanceo de la carrocería en curvas. Por el contrario, cuando el dispositivo detecta que el vehículo se encuentra circulando por campo se abren las dos válvulas de interconexión transversal de forma que, al subir una rueda ante un obstáculo, transfiere el movimiento a la contraria simulando un eje rígido. También actúa de forma autonivelante, compensa las cargas sobre la zona posterior y elimina el hundimiento en arrancada y en frenada. El sistema de funcionamiento depende de las circunstancias de circulación, con modo de "acceso" —carrocería muy baja para facilitar la entrada y salida— accionable en marcha; modo "autopista", con las suspensiones bajas; modo "normal" para circular por carretera o zonas en buen estado y posición "elevada" para sortear obstáculos en campo. Además, dispone de un botón de bloqueo para fijar la selección, que se mantiene mientras no se pueda ver influenciada la seguridad.

La dirección cambia, del clásico sistema de recirculación de bolas, a piñón y cremallera ZF con sistema de asistencia variable que proporciona una suavidad y precisión en carretera muy superior a lo que estamos acostumbrados en este tipo de vehículos. Firme y precisa en carretera y suave en campo. Respecto a los motores, se ha recurrido a dos mecánicas BMW de seis y ocho cilindros, Diesel y gasolina, respectivamente, aunque presentan algunas diferencias respecto a su implantación en modelos de la marca alemana. Las principales modificaciones se centran en la admisión, situada en el Range a una mayor altura para favorecer el vadeo. También se ha mejorado la hermeticidad de los componentes, con rodamientos sellados y retenes específicos para impedir la entrada de elementos perjudiciales. La potencia específica de la variante Diesel es inferior a la que conocemos en BMW, concretamente de 177 CV, frente a los 193 que entrega un 530d lo que, según los responsables de la marca, responde a las necesidades específicas de adaptación sobre el Range. El gasolina mantiene las mismas especificaciones que en las Series 5 y 7. Las dos variantes se encuentran asociadas a una caja de cambios Steptronic de cinco velocidades en cortas y largas, con posibilidad de funcionamiento manual o automático, que permite el paso entre ambas relaciones en marcha a una velocidad no superior a 30 km/h cuando se pasa a cortas y de 46 km/h en caso contrario.

Este tipo de suspensión interconectada también permite la actuación del conjunto de forma independiente respecto a las demás. Cuando el vehículo circula por carretera, las válvulas permanecen cerradas, aumentando así la rigidez y limitando el balanceo de la carrocería en curvas. Por el contrario, cuando el dispositivo detecta que el vehículo se encuentra circulando por campo se abren las dos válvulas de interconexión transversal de forma que, al subir una rueda ante un obstáculo, transfiere el movimiento a la contraria simulando un eje rígido. También actúa de forma autonivelante, compensa las cargas sobre la zona posterior y elimina el hundimiento en arrancada y en frenada. El sistema de funcionamiento depende de las circunstancias de circulación, con modo de "acceso" —carrocería muy baja para facilitar la entrada y salida— accionable en marcha; modo "autopista", con las suspensiones bajas; modo "normal" para circular por carretera o zonas en buen estado y posición "elevada" para sortear obstáculos en campo. Además, dispone de un botón de bloqueo para fijar la selección, que se mantiene mientras no se pueda ver influenciada la seguridad.

La dirección cambia, del clásico sistema de recirculación de bolas, a piñón y cremallera ZF con sistema de asistencia variable que proporciona una suavidad y precisión en carretera muy superior a lo que estamos acostumbrados en este tipo de vehículos. Firme y precisa en carretera y suave en campo. Respecto a los motores, se ha recurrido a dos mecánicas BMW de seis y ocho cilindros, Diesel y gasolina, respectivamente, aunque presentan algunas diferencias respecto a su implantación en modelos de la marca alemana. Las principales modificaciones se centran en la admisión, situada en el Range a una mayor altura para favorecer el vadeo. También se ha mejorado la hermeticidad de los componentes, con rodamientos sellados y retenes específicos para impedir la entrada de elementos perjudiciales. La potencia específica de la variante Diesel es inferior a la que conocemos en BMW, concretamente de 177 CV, frente a los 193 que entrega un 530d lo que, según los responsables de la marca, responde a las necesidades específicas de adaptación sobre el Range. El gasolina mantiene las mismas especificaciones que en las Series 5 y 7. Las dos variantes se encuentran asociadas a una caja de cambios Steptronic de cinco velocidades en cortas y largas, con posibilidad de funcionamiento manual o automático, que permite el paso entre ambas relaciones en marcha a una velocidad no superior a 30 km/h cuando se pasa a cortas y de 46 km/h en caso contrario.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.