Contacto: Range Rover

El nuevo Range Rover, con mecánica BMW, se presenta tan lujoso, cómodo y equipado como las berlinas más prestigiosas del mundo y con la eficacia en campo de los TT con mejores aptitudes.

range4g.jpg
range4g.jpg

En cuanto a la seguridad, los responsables de la marca han prestado especial atención en dotar al modelo con las mayores medidas posibles, tanto en la activa, como pasiva. Así, dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, ABS con EBD y sistema de control de frenado en curva, control dinámico de estabilidad, sistema de control de descenso, etc. Durante una toma de contacto en Escocia tuvimos la oportunidad de conducir bajo extremas condiciones climatológicas —sólo la variante V8— y pudimos apreciar la calidad de rodaje que transmite el nuevo modelo. En carretera tiene un comportamiento noble y eficaz, mucho más cercano al de un turismo que al de un todo-terreno, con reacciones nobles y predecibles, aunque se nota el peso del conjunto al abordar curvas con agilidad.

No se aprecian ruidos en el interior —sólo perturba el silencio el cuero del asiento—, ya que tanto el sonido procedente del motor como el aerodinámico, se encuentran perfectamente filtrados.

Por campo sorprende aún más el comportamiento. Tampoco se aprecian ruidos, ni crujidos de ningún tipo, y la capacidad de tracción es espectacular en condiciones extremas. La electrónica se encarga de adaptar la suspensión a las condiciones del terreno, de forma que siempre se logre la mejor motricidad sin que los ocupantes sientan molestos movimientos.

El lujo está presente en todos los elementos del Range que, en sus dos variantes de acabado HSE y Vogue, cuenta con un equipamiento de primera en el que se incluye hasta el más mínimo detalle. Aunque el modelo se encuentra al máximo nivel, también se refleja en los precios, que oscilan entre 71.270 y 95.770 euros.

En cuanto a la seguridad, los responsables de la marca han prestado especial atención en dotar al modelo con las mayores medidas posibles, tanto en la activa, como pasiva. Así, dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, ABS con EBD y sistema de control de frenado en curva, control dinámico de estabilidad, sistema de control de descenso, etc. Durante una toma de contacto en Escocia tuvimos la oportunidad de conducir bajo extremas condiciones climatológicas —sólo la variante V8— y pudimos apreciar la calidad de rodaje que transmite el nuevo modelo. En carretera tiene un comportamiento noble y eficaz, mucho más cercano al de un turismo que al de un todo-terreno, con reacciones nobles y predecibles, aunque se nota el peso del conjunto al abordar curvas con agilidad.

No se aprecian ruidos en el interior —sólo perturba el silencio el cuero del asiento—, ya que tanto el sonido procedente del motor como el aerodinámico, se encuentran perfectamente filtrados.

Por campo sorprende aún más el comportamiento. Tampoco se aprecian ruidos, ni crujidos de ningún tipo, y la capacidad de tracción es espectacular en condiciones extremas. La electrónica se encarga de adaptar la suspensión a las condiciones del terreno, de forma que siempre se logre la mejor motricidad sin que los ocupantes sientan molestos movimientos.

El lujo está presente en todos los elementos del Range que, en sus dos variantes de acabado HSE y Vogue, cuenta con un equipamiento de primera en el que se incluye hasta el más mínimo detalle. Aunque el modelo se encuentra al máximo nivel, también se refleja en los precios, que oscilan entre 71.270 y 95.770 euros.

En cuanto a la seguridad, los responsables de la marca han prestado especial atención en dotar al modelo con las mayores medidas posibles, tanto en la activa, como pasiva. Así, dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, ABS con EBD y sistema de control de frenado en curva, control dinámico de estabilidad, sistema de control de descenso, etc. Durante una toma de contacto en Escocia tuvimos la oportunidad de conducir bajo extremas condiciones climatológicas —sólo la variante V8— y pudimos apreciar la calidad de rodaje que transmite el nuevo modelo. En carretera tiene un comportamiento noble y eficaz, mucho más cercano al de un turismo que al de un todo-terreno, con reacciones nobles y predecibles, aunque se nota el peso del conjunto al abordar curvas con agilidad.

No se aprecian ruidos en el interior —sólo perturba el silencio el cuero del asiento—, ya que tanto el sonido procedente del motor como el aerodinámico, se encuentran perfectamente filtrados.

Por campo sorprende aún más el comportamiento. Tampoco se aprecian ruidos, ni crujidos de ningún tipo, y la capacidad de tracción es espectacular en condiciones extremas. La electrónica se encarga de adaptar la suspensión a las condiciones del terreno, de forma que siempre se logre la mejor motricidad sin que los ocupantes sientan molestos movimientos.

El lujo está presente en todos los elementos del Range que, en sus dos variantes de acabado HSE y Vogue, cuenta con un equipamiento de primera en el que se incluye hasta el más mínimo detalle. Aunque el modelo se encuentra al máximo nivel, también se refleja en los precios, que oscilan entre 71.270 y 95.770 euros.

En cuanto a la seguridad, los responsables de la marca han prestado especial atención en dotar al modelo con las mayores medidas posibles, tanto en la activa, como pasiva. Así, dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, ABS con EBD y sistema de control de frenado en curva, control dinámico de estabilidad, sistema de control de descenso, etc. Durante una toma de contacto en Escocia tuvimos la oportunidad de conducir bajo extremas condiciones climatológicas —sólo la variante V8— y pudimos apreciar la calidad de rodaje que transmite el nuevo modelo. En carretera tiene un comportamiento noble y eficaz, mucho más cercano al de un turismo que al de un todo-terreno, con reacciones nobles y predecibles, aunque se nota el peso del conjunto al abordar curvas con agilidad.

No se aprecian ruidos en el interior —sólo perturba el silencio el cuero del asiento—, ya que tanto el sonido procedente del motor como el aerodinámico, se encuentran perfectamente filtrados.

Por campo sorprende aún más el comportamiento. Tampoco se aprecian ruidos, ni crujidos de ningún tipo, y la capacidad de tracción es espectacular en condiciones extremas. La electrónica se encarga de adaptar la suspensión a las condiciones del terreno, de forma que siempre se logre la mejor motricidad sin que los ocupantes sientan molestos movimientos.

El lujo está presente en todos los elementos del Range que, en sus dos variantes de acabado HSE y Vogue, cuenta con un equipamiento de primera en el que se incluye hasta el más mínimo detalle. Aunque el modelo se encuentra al máximo nivel, también se refleja en los precios, que oscilan entre 71.270 y 95.770 euros.

En cuanto a la seguridad, los responsables de la marca han prestado especial atención en dotar al modelo con las mayores medidas posibles, tanto en la activa, como pasiva. Así, dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, ABS con EBD y sistema de control de frenado en curva, control dinámico de estabilidad, sistema de control de descenso, etc. Durante una toma de contacto en Escocia tuvimos la oportunidad de conducir bajo extremas condiciones climatológicas —sólo la variante V8— y pudimos apreciar la calidad de rodaje que transmite el nuevo modelo. En carretera tiene un comportamiento noble y eficaz, mucho más cercano al de un turismo que al de un todo-terreno, con reacciones nobles y predecibles, aunque se nota el peso del conjunto al abordar curvas con agilidad.

No se aprecian ruidos en el interior —sólo perturba el silencio el cuero del asiento—, ya que tanto el sonido procedente del motor como el aerodinámico, se encuentran perfectamente filtrados.

Por campo sorprende aún más el comportamiento. Tampoco se aprecian ruidos, ni crujidos de ningún tipo, y la capacidad de tracción es espectacular en condiciones extremas. La electrónica se encarga de adaptar la suspensión a las condiciones del terreno, de forma que siempre se logre la mejor motricidad sin que los ocupantes sientan molestos movimientos.

El lujo está presente en todos los elementos del Range que, en sus dos variantes de acabado HSE y Vogue, cuenta con un equipamiento de primera en el que se incluye hasta el más mínimo detalle. Aunque el modelo se encuentra al máximo nivel, también se refleja en los precios, que oscilan entre 71.270 y 95.770 euros.

En cuanto a la seguridad, los responsables de la marca han prestado especial atención en dotar al modelo con las mayores medidas posibles, tanto en la activa, como pasiva. Así, dispone de airbags frontales, laterales y de cortina, ABS con EBD y sistema de control de frenado en curva, control dinámico de estabilidad, sistema de control de descenso, etc. Durante una toma de contacto en Escocia tuvimos la oportunidad de conducir bajo extremas condiciones climatológicas —sólo la variante V8— y pudimos apreciar la calidad de rodaje que transmite el nuevo modelo. En carretera tiene un comportamiento noble y eficaz, mucho más cercano al de un turismo que al de un todo-terreno, con reacciones nobles y predecibles, aunque se nota el peso del conjunto al abordar curvas con agilidad.

No se aprecian ruidos en el interior —sólo perturba el silencio el cuero del asiento—, ya que tanto el sonido procedente del motor como el aerodinámico, se encuentran perfectamente filtrados.

Por campo sorprende aún más el comportamiento. Tampoco se aprecian ruidos, ni crujidos de ningún tipo, y la capacidad de tracción es espectacular en condiciones extremas. La electrónica se encarga de adaptar la suspensión a las condiciones del terreno, de forma que siempre se logre la mejor motricidad sin que los ocupantes sientan molestos movimientos.

El lujo está presente en todos los elementos del Range que, en sus dos variantes de acabado HSE y Vogue, cuenta con un equipamiento de primera en el que se incluye hasta el más mínimo detalle. Aunque el modelo se encuentra al máximo nivel, también se refleja en los precios, que oscilan entre 71.270 y 95.770 euros.