Contacto: Opel Zafira Turbo OPC

El segmento de los monovolumenes deportivos de altas prestaciones acaba de ser inaugurado. El encargado ha sido el Opel Zafira Turbo OPC: un vehículo que une a su ya conocida versatilidad unas magníficas cualidades dinámicas.

zafiraopc2g.jpg
zafiraopc2g.jpg

Una vez cobra vida el propulsor, su característico ronroneo nos invita a ir introduciendo marchas mientras éste acelera limpiamente. Gracias a la amplia banda de par de que disponemos no es necesario apurar las marchas para que la aceleración sea notable y lo cierto es que desde el primer momento hay que hacerse a la idea de que este vehículo no es sólo un monovolumen de aspecto familiar. Ya sea en autopistas o carreteras de montaña, las prestaciones son de alto nivel. Gran parte de culpa del excelente tacto y respuesta del motor, que se siente lleno en toda la gama de revoluciones, lo tiene su sistema integrado de turbocompresor, con el colector de escape, la carcasa de la turbina, la válvula de la descarga y otros componentes integrados en una sola unidad, compacta y de bajo peso. Junto a esto, el muy bien elegido escalonamiento del cambio y la suavidad con que se sube o baja de marchas anima a disfrutar por cualquier tipo de carretera y rápidamente nos encontramos circulando de una manera ágil y divertida de una manera fácil e intuitiva . El Zafira Turbo OPC tiene un excelente punto de equilibrio, con un comportamiento neutro de dirección y una gran manejabilidad que es capaz de sacar los colores a muchos modelos de marcado carácter deportivo.

En este punto tiene mucho que ver el sistema de suspensión DSA. Gracias a su buena puesta a punto se obtiene agilidad y una precisa manejabilidad que logra un alto grado de diversión al volante además de una buena seguridad activa. Tanto circulando alegremente por carreteras de curvas con asfalto rizado o a alta velocidad por autopista, las reacciones son correctas. Únicamente al pasar sobre juntas de asfalto o baches en largos apoyos de vías rápidas encontraremos un cierto y corto vaivén que el vehículo corrige solo. Opel emplea el sistema electrónico de estabilidad ESP con control integral de tracción TC-Plus para corregir estas situaciones y hacer más fácil la conducción en general, aunque no se puede desconectar a voluntad del conductor.

Circulando a buen ritmo por carreteras de montaña llama la atención el comportamiento de los frenos de este Zafira y su espectacular poder de retención sin que se acusen fatigas importantes. El sistema de frenos está formado por discos ventilados de 308 milímetros en el tren delantero y disco de 204 en el trasero que va combinado con un sistema ABS de cuatro canales con distribuidos electrónico de la presión de frenado (EBD).

Con todo lo que aporta el Zafira Turbo OPC parece que Opel ha descubierto un nuevo hueco en el mercado. La próxima primavera estará a la venta en España. Como orientación hay que decir que el precio en Alemania del Zafira Turbo OPC es de unos 4,7 millones de pesetas.

El Opel Performance Center (OPC), una pequeña filial de Opel que fue fundada en 1997 y en el que actualmente trabajan tan solo 15 personas que se responsabilizan de todo lo referente a competición de Opel en Europa, está dirigido por el Director de Competición de Opel, Volker Strycek. Su objetivo es la realización de modelos deportivos pero no sólo para circuitos, también desarrollan exclusivas versiones de los modelos Opel con altas prestaciones para el uso en la calle. Todos tienen la misma filosofía en común: sus excepcionales prestaciones que incluyen potentes motores, afinados chasis para ofrecer un alto grado de seguridad activa, eficiente aerodinámica y un diseño de carrocería e interior especial. Todo nació dentro del proyecto Olympia para desarrollar la imagen de marca de Opel al utilizar directamente toda su experiencia en competición. Fruto de ello nació en el año 2000 su primer vehículo, el Astra OPC; una serie limitada de 3000 unidades que no llegó a España por motivos comerciales y cuyas líneas maestras ha seguido el Zafira OPC. La vertiente contraria, pasar de un coche de competición a uno de serie la pudimos ver en el Salón de Ginebra 2001: el Astra Coupé OPC X-Treme con un motor de 444 CV y más de 300 km/h. Algo menos "aparatosa" pero inspirada en el impresionante "X-Treme" es la "Línea Rossa"; estudios de diseño basados en el Zafira, Astra Caravan y Astra Cabrio que comparten el motor turbo de 192 CV , el aspecto dinámico y la decoración en tonos rojos.