Contacto: Kia Magentis

Con el Magentis, Kia completa por arriba su gama con un vehículo fruto de la alianza con Hyundai. Un vehículo de 4,73 metros de longitud que se ofrecerá con dos propulsores con 136 y 168 CV.

Kia presenta el Optima/Magentis
Kia presenta el Optima/Magentis

En carretera estamos ante un modelo bastante bien resuelto, confortable y con una buena presentación general. No bate marcas en el espacio interior, pero se mueve en unas cifras que nos permiten afirmar que estamos ante un vehículo amplio. El maletero, con poca altura y sólo 386 litros de capacidad, no está en la misma onda. En general, en todos los sentidos proporciona resultados satisfactorios. En marcha disfrutamos de una gran comodidad, con un buen tacto de suspensiones, correcto nivel de frenada, buen manejo del cambio de marchas y un bajo nivel sonoro. El motor de 2 litros, quizá el más solicitado, no muestra excesivas lagunas en su comportamiento, aunque los 1.415 kilos en vacío se dejan sentir en las recuperaciones. Sobre la versión V6, de mejor andar, se ofrece en opción el cambio automático. El interior es otra de las facetas que resultan atractivas. Bien rematado, quizá sea el aspecto de los plásticos su asignatura pendiente, pero su ajuste y la disposición de todos los elementos nos permite situarlo a la altura de los rivales que más arriba mencionamos. La marca tiene previsto comercializar 300 unidades anuales de este vehículo, que se ofrecerá a un precio de 3.495.000 pesetas para el 2 litros, y 3.940.000 para el V6, con tres años de garantía completa y asistencia 24 horas. Quizá sea éste uno de sus aspectos más desfavorables, ya que se encuentra ubicado en una horquilla de precio desplazada cerca de medio millón de pesetas con relación al Hyundai Sonata, su obvia referencia en este aspecto. En carretera estamos ante un modelo bastante bien resuelto, confortable y con una buena presentación general. No bate marcas en el espacio interior, pero se mueve en unas cifras que nos permiten afirmar que estamos ante un vehículo amplio. El maletero, con poca altura y sólo 386 litros de capacidad, no está en la misma onda. En general, en todos los sentidos proporciona resultados satisfactorios. En marcha disfrutamos de una gran comodidad, con un buen tacto de suspensiones, correcto nivel de frenada, buen manejo del cambio de marchas y un bajo nivel sonoro. El motor de 2 litros, quizá el más solicitado, no muestra excesivas lagunas en su comportamiento, aunque los 1.415 kilos en vacío se dejan sentir en las recuperaciones. Sobre la versión V6, de mejor andar, se ofrece en opción el cambio automático. El interior es otra de las facetas que resultan atractivas. Bien rematado, quizá sea el aspecto de los plásticos su asignatura pendiente, pero su ajuste y la disposición de todos los elementos nos permite situarlo a la altura de los rivales que más arriba mencionamos. La marca tiene previsto comercializar 300 unidades anuales de este vehículo, que se ofrecerá a un precio de 3.495.000 pesetas para el 2 litros, y 3.940.000 para el V6, con tres años de garantía completa y asistencia 24 horas. Quizá sea éste uno de sus aspectos más desfavorables, ya que se encuentra ubicado en una horquilla de precio desplazada cerca de medio millón de pesetas con relación al Hyundai Sonata, su obvia referencia en este aspecto.