Contacto: Jaguar S-Type 2.5 y 3.0

Tuvo que ser un cesado gestor proveniente de BMW quien pusiera el S-Type en orden, renovándolo por completo y mezclando todo el carácter de un coche británico con el rigor germánico que demanda el mercado.

jaguar2530_4g.jpg
jaguar2530_4g.jpg

En el aspecto de la seguridad, se integra el sistema ARTS de reconocimiento de la postura y posición de los ocupantes para la activación por etapas de los airbags. Un airbag de cortina ahora protege en golpes laterales las cabezas de los ocupantes delanteros y traseros, mientras que todas las plazas cuentan con cinturones con pretensado pirotécnico. Los pedales, por su parte, se liberan en caso de impacto severo.

El maletero sigue manteniendo una capacidad limitada para el tamaño del coche, pero ahora el asiento posterior se puede abatir de forma asimétrica, lo que aumenta las posibilidades de uso. Esto se consigue sin sacrificar rigidez. Al contrario, gracias al empleo de aceros de alta resistencia en montantes, largueros y umbrales, Jaguar anuncia que la rigidez torsional es un 10 por ciento superior. Con esto se sientan las bases para mejorar las cualidades dinámicas y la percepción de calidad. Pedales y volante no vibran, no llegan ruidos, ni traqueteos, tan sólo el viento en una de las unidades que condujimos inquietaba un ambiente de placidez a cualquier velocidad. De hecho, es el motor lo más presente en el habitáculo a pesar de contar con una tapa insonorizante, porque también se ha querido dar un aire de deportividad. Con una distancia entre ejes a mitad de camino entre los Mercedes Clase S y Clase E, lo suyo son las rectas y las curvas largas, sin que las irregularidades inquieten la rediseñada suspensión. Ya se sentía buena, pero se ha mejorado. No sólo en tarados de muelle, amortiguador y barra, sino que se ha cambiado la geometría de los triángulos, la articulación de los brazos y se han montado sobre subchasis. Si se quiere más, en la terminación Sport se incorporan discos delanteros de mayor diámetro —320 mm— y ruedas más grandes, lo que, unido a los reglajes específicos, hace que las reacciones ganen en vivacidad. Obviamente, con las limitaciones propias de su tamaño, a pesar de que el empleo de materiales ligeros en componentes como los asientos han permitido ganarle más de 40 kilos a la báscula. En el aspecto de la seguridad, se integra el sistema ARTS de reconocimiento de la postura y posición de los ocupantes para la activación por etapas de los airbags. Un airbag de cortina ahora protege en golpes laterales las cabezas de los ocupantes delanteros y traseros, mientras que todas las plazas cuentan con cinturones con pretensado pirotécnico. Los pedales, por su parte, se liberan en caso de impacto severo.

El maletero sigue manteniendo una capacidad limitada para el tamaño del coche, pero ahora el asiento posterior se puede abatir de forma asimétrica, lo que aumenta las posibilidades de uso. Esto se consigue sin sacrificar rigidez. Al contrario, gracias al empleo de aceros de alta resistencia en montantes, largueros y umbrales, Jaguar anuncia que la rigidez torsional es un 10 por ciento superior. Con esto se sientan las bases para mejorar las cualidades dinámicas y la percepción de calidad. Pedales y volante no vibran, no llegan ruidos, ni traqueteos, tan sólo el viento en una de las unidades que condujimos inquietaba un ambiente de placidez a cualquier velocidad. De hecho, es el motor lo más presente en el habitáculo a pesar de contar con una tapa insonorizante, porque también se ha querido dar un aire de deportividad. Con una distancia entre ejes a mitad de camino entre los Mercedes Clase S y Clase E, lo suyo son las rectas y las curvas largas, sin que las irregularidades inquieten la rediseñada suspensión. Ya se sentía buena, pero se ha mejorado. No sólo en tarados de muelle, amortiguador y barra, sino que se ha cambiado la geometría de los triángulos, la articulación de los brazos y se han montado sobre subchasis. Si se quiere más, en la terminación Sport se incorporan discos delanteros de mayor diámetro —320 mm— y ruedas más grandes, lo que, unido a los reglajes específicos, hace que las reacciones ganen en vivacidad. Obviamente, con las limitaciones propias de su tamaño, a pesar de que el empleo de materiales ligeros en componentes como los asientos han permitido ganarle más de 40 kilos a la báscula.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.