Contacto: Hyundai Santa Fe CRDi

Hyundai ha sabido mezclar los ingredientes de un todo terreno ligero en su justa medida. Un motor Diesel moderno y suficiente, un sistema de tracción sencillo, confort de marcha, equipamiento completo y una carrocería amplia. Y todo, con un precio competitivo.

santafe_1g.jpg
santafe_1g.jpg

El motor de la versión Diesel está diseñado por Detroit Diesel y fabricado por Hyundai y cuenta inyección directa con common rail y cuatro válvulas por cilindro. Rinde 112 CV y montado sobre el Santa Fe se muestra muy progresivo y homogéneo. Se le nota con mucha voluntad y es capaz de mover el vehículo por vías rápidas en torno a los 160-170 km/h de marcador. Donde se queda algo justo es en las maniobras de adelantamiento cuando el vehículo adelantado no circula demasiado lento, pero es que tiene que tirar de 1.718 kg con 112 CV, lo que supone una relación peso potencia de 15,3 kg/CV, que ni los desarrollos cortos son capaces de camuflar. Aún así no defrauda en absoluto, pero tampoco le sobra potencia. Lo cierto es que en carretera muestra muy buenas cualidades, no sólo por los cruceros que permite mantener, sino porque se muestra bastante silencioso y se nota muy bien amortiguado, con un comportamiento más próximo al de un turismo que al de un todo terreno convencional. El límite de adherencia se encuentra bastante alto y se conduce de una forma sencilla, con movimientos progresivos fácilmente corregibles cuando se sobrepasa el umbral de agarre. En campo no hemos podido comprobar las cualidades en terreno escabroso, pero en pista sorprende de nuevo por la comodidad que proporciona, absorbiendo los baches de forma efectiva. El recorrido de la toma de contacto transcurría en parte por pistas arcillosas muy deslizantes. En esta zona, el Santa Fe mostraba una tendencia algo subviradora, pero con un sistema de tracción bastante eficaz. Recurre a una tracción integral con un diferencial central de acoplamiento viscoso, además de contar con otro diferencial de deslizamiento limitado en el eje trasero. Para junio está previsto que llegue una versión de tracción delantera, pero únicamente con el motor 2.4 de gasolina. No puede, ni lo pretende, competir con todo terreno tradicionales en cuanto a efectividad pura, pero se defiende muy bien por pistas y carretera, es amplio, aparente y cuenta con un equipamiento completo y sin extras. Incluye, entre otros, climatizador, llantas de aleación, alarma, radio con CD e incluso pintura metalizada. Todo ello por un precio de 3.975.000 pesetas. Tiene argumentos para convertirse en un éxito en todo terreno como el Coupé de Hyundai lo fue en el suyo.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.