Contacto: Honda Civic Type R

Honda ha presentado su versión más deportiva y de mayor potencia de la gama Civic, denominada Type R. Este modelo, auténtico tuning de marca, hará las delicias de todos los amantes de la conducción y de la estética más rácing.

tipor_delanteg.jpg
tipor_delanteg.jpg

La toma de contacto con este explosivo modelo, aunque corta, nos ha servido para tener un par de cosas claras: el motor es fantástico y las sensaciones son magníficas. El propulsor, del que ya hemos hablado más arriba y que ofrece una potencia de 100 CV por litro, es un “motorazo". Sube de forma increíble de vueltas, recupera de forma magnífica y brinda un sonido puramente racing, dedicado exclusivamente a los amantes de la mayor deportividad, ya que el usuario medio lo considerará excesivamente ruidoso.

El cambio de marchas está colocado en el salpicadero como en el resto de la gama, pero se diferencia del resto por el menor tamaño del pomo y las inserciones en aluminio. Su utilización no nos ha parecido muy precisa, ya que el cambio de marchas, sobre todo el paso de cuarta a quinta velocidad, no se hace con la facilidad requerida y muchas veces la palanca se queda “en tierra de nadie" y es complicado tanto meter la quinta como volver a cuarta. Este comentario lo dejamos en suspenso hasta que podamos realizar un test completo del modelo, ya que otros colegas que habían asistido a la misma presentación nos indicaron que en sus respectivas unidades de pruebas el cambio había funcionado con una facilidad y exquisitez dignas de mención.

Hablando de las sensaciones, éstas se incrementan cuando dejamos sin ataduras a nuestro pie derecho. El Type R es muy veloz. Anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y una velocidad máxima de 235 km/h y no dudamos en absoluto que alcance estas cifras, ya que en un descuido y casi sin querer ves cómo el vehículo alcanza velocidades prohibitivas; y, únicamente te das cuenta, gracias al ruido aerodinámico, ya que el coche es muy estable y no se desencaja, incluso si rodamos sobre asfalto bacheado. Aquí hacen muy buen trabajo las suspensiones, que se han reforzado con unos tarados más severos y las citadas barras estabilizadores de mayor grosor.

Los frenos también cumplen con su cometido con gran acierto. El grosor que anuncia la marca y el tacto y la eficacia que nosotros pudimos comprobar auguran buenas distancias de frenado.

En el aspecto de las sensaciones ocupa también un lugar importante la dirección asistida eléctrica, muy sensible y muy precisa, que viene acompañada de un volante de menor diámetro, al estilo World Rally Car, que hace que nos creamos conduciendo un auténtico vehículo de competición. Ése es quizás el objetivo de los directivos de la marca japonesa, que nos comentaron que estaban pensando homologar esta versión para la competición.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.