Contacto: Honda Civic 1.7 CTDi

Tras siete generaciones de gasolina a sus espaldas, Honda ha decidido bautizar al Civic en la religión de los Diesel. Para ello, ha contado con un padrino de excepción: un motor 1.7 CDTi de 100 CV desarrollado por Isuzu. Según datos oficiales, se trataría de uno de los modelos que menos consume entre los turbodiésel del mercado, pero que presenta unas aceleraciones muy cercanas a vehículos de gasolina.

civic_ctdi_curvag.jpg
civic_ctdi_curvag.jpg

En carretera, el nuevo Civic CTDi, además de los encantos ya mencionados, hace gala de un buen puesto de conducción con regulación de asiento y volante (en altura, pero no en profundidad), retrovisores eléctricos y calefactados y unas butacas que recogen a la perfección el cuerpo, sin ser demasiado duras. Todo resulta muy ergonómico: un gran reposapiés izquierdo, una palanca de cambio de excelente tacto ubicada en el salpicadero, grandes relojes...

Hay que destacar el cambio, también de fabricación Isuzu, que, según la marca, se ha retocado y ahora tiene un sincronizador de triple cono para la primera y la segunda marcha, lo que garantiza un cambio de velocidades más flexible. Lo cierto es que hay que hilar muy fino para notar las diferencias con las cajas de sus hermanos de gama, que, de por sí, ya son muy rápidas y precisas.

Este modelo incluye de serie ABS y un completo conjunto de airbags, una equipación que todavía no se ha completado con el control de estabilidad, una gran carencia para un vehículo que pretende ser de los más seguros tanto para sus pasajeros, como para el resto (ha obtenido 4 estrellas de EuroNCAP, la máxima puntuación de este organismo, en el apartado de protección de los peatones).Algo subvirador, también ofrece grandes dosis de diversión al volante. Eso sí, las suspensiones no son tan duras como en el Type R, por ejemplo, pero informan perfectamente al conductor sobre qué está pasando bajo sus ruedas.En carretera, el nuevo Civic CTDi, además de los encantos ya mencionados, hace gala de un buen puesto de conducción con regulación de asiento y volante (en altura, pero no en profundidad), retrovisores eléctricos y calefactados y unas butacas que recogen a la perfección el cuerpo, sin ser demasiado duras. Todo resulta muy ergonómico: un gran reposapiés izquierdo, una palanca de cambio de excelente tacto ubicada en el salpicadero, grandes relojes...

Hay que destacar el cambio, también de fabricación Isuzu, que, según la marca, se ha retocado y ahora tiene un sincronizador de triple cono para la primera y la segunda marcha, lo que garantiza un cambio de velocidades más flexible. Lo cierto es que hay que hilar muy fino para notar las diferencias con las cajas de sus hermanos de gama, que, de por sí, ya son muy rápidas y precisas.

Este modelo incluye de serie ABS y un completo conjunto de airbags, una equipación que todavía no se ha completado con el control de estabilidad, una gran carencia para un vehículo que pretende ser de los más seguros tanto para sus pasajeros, como para el resto (ha obtenido 4 estrellas de EuroNCAP, la máxima puntuación de este organismo, en el apartado de protección de los peatones).Algo subvirador, también ofrece grandes dosis de diversión al volante. Eso sí, las suspensiones no son tan duras como en el Type R, por ejemplo, pero informan perfectamente al conductor sobre qué está pasando bajo sus ruedas.