Contacto: Ferrari 575M Maranello

No renuncian a la denominación Maranello, porque se identifica como tal al primer golpe de vista, pero se merece la M de "Modificata", por las mejoras en suspensión, aerodinámica y transmisión. El paso de 550 a 575 explica el aumento de cilindrada de 5,5 a 5,75 litros.

575maranello_1g.jpg
575maranello_1g.jpg

La renovada suspensión abre vías al disfrute de quien está a su volante incluso sobre una bacheada carretera abierta. Se trata de una amortiguación adaptativa, similar a la del 360 Módena, pero con nuevo software y tres acelerómetros adicionales, lo que la iguala al recién lanzado Maserati Coupé. En modo normal, busca la estabilidad, mientras que al bajar la tecla "sport" de la amortiguación prima la eficacia, actuando también sobre el modo en que el ASR "subyuga" al motor y la gestión deportiva del cambio. A los tres acelerómetros del 360, que ya reconocían los movimientos de la carrocería, el 575 Maranello añade sendos sensores sobre cada rueda, para conocer las solicitaciones de la carretera, más un acelerómetro montado en el morro para conocer la adherencia lateral que se genera en el tren delantero. Con todo ello ajusta en menos de 80 milésimas de segundo el grado de amortiguación adecuado a cada circunstancia. Tras esta enumeración técnica, la realidad es que el 575 en carretera permite acelerar, frenar y girar como si sus dos metros de ancho no ocupasen por completo el carril, digiriendo baches en frenada o en apoyo sin inmutar la trayectoria ni el espíritu de conductor. Incluso, en el modo automático de la suspensión pasa por firme irregular con un confort sorprendente. En circuito, Ferrari anuncia que autoriza una aceleración lateral un 20 por ciento superior. El ambiente interior se ha mejorado en la ubicación de botones, integrando los relojes dispersos en la instrumentación, que preside un enorme cuentavueltas. En seguridad pasiva no se ha querido añadir airbags laterales, pero se ha aprovechado la remodelación del interior para cambiar los guarnecidos de las puertas y salvaguardar la integridad de los maniquíes en las pruebas de impacto. También se ha remodelado el chasis para pasar la normativa europea de choques frontales asimétricos.Como sucede siempre, los precios y los plazos de entrega son parte de lo que hace diferente al hecho de poseer un Ferrari, abultados en ambos casos. Está previsto que del 575 se fabriquen en torno a 700 unidades anuales y el precio básico es de 214.860 euros (más de 35 millones de pesetas), mientras que la versión F1 se factura en 233.755 euros (casi 40 millones de pesetas), transporte aparte.

Los mejores vídeos