Contacto: Audi A4 Avant

Como en la mayoría de las últimas versiones rancheras que hemos visto, el Audi Avant nuevo, que se pondrá a la venta en octubre y se presentará al gran público en el Salón de Franfkfurt, incorpora algunas soluciones para el espacio de carga que confirman el empeño de utilidad de esta versión, como un maletero “modular" o una red autoajustable para contener la carga, sin olvidar tampoco el aspecto estético, donde esta versión destaca especialmente. Además, el Avant estrena el cambio Multitronic en la versión turbodiésel.

Contacto: Audi A4 Avant
Contacto: Audi A4 Avant

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Como en la berlina, el Avant cuenta con numerosas motorizaciones como inicio, con potencias que van desde los 102 caballos hasta los 220. No todas estarán disponibles en España en el momento de su comercialización (por ejemplo, el 1.6 de 102 CV) y no todas en ese mismo momento. Para nuestro mercado, la base de partida será el 2,0 litros de 130 CV, una versión con un motor no muy explosivo ni de grandes alardes en cuanto a la entrega de potencia y par, pero que responde bastante bien para mover con buena soltura esta carrocería. En el extremo superior de los propulsores movidos por gasolina está el V6 de 3,0 litros, todo un alarde de suavidad y buenas maneras (es 17 kilos menos pesado que el anterior 2.8). Y en el medio están presentes motores tan “veteranos" como el 1.8T de 150 CV o el 2.4 V6 potenciado a 170 CV. Muchas motorizaciones para el futuro comprador, que incluso puede sentirse perdido entre tanta variedad, pero que resultan adecuadas si se estudian los precios y las prestaciones de cada uno.

Entre las variantes Diesel hay dos versiones de cuatro cilindros (1.9 TDI de 130 CV con inyector-bomba y el V6 2.5 de 155 ó 180 CV), las ya conocidas en la berlina, pero lo más destacado es que el Avant comienza la unión entre las mecánicas animadas por gasoil y el cambio automático Multitronic, o de variador continuo, que se caracteriza por su especial agrado y suavidad de marcha, eligiendo siempre la relación de velocidad más adecuada y una de las mejores soluciones, a nuestro juicio, entre los cambios de tipo secuencial del mercado (Audi también tiene en su oferta el Tiptronic en los A4 berlina y Avant y la diferencia estriba en que el cambio Multitronic está unido únicamente a los tracción delantera y, en el caso del Diesel, en la versión V6 2.5 TDI).

Entre el completo equipamiento de serie del A4 Avant, como corresponde a un coche que empieza con un precio de algo más de 4.600.000 pesetas como arranca la gama en el 2.0 litros de 130 CV, destacan también las ocho llantas de aleación de aluminio con que está disponible, todas en 7,5x17 pulgadas montadas en neumáticos de 235/45, y los 16 colores de carrocería, que corresponden a la gran demanda en este sentido que tienen mercados de venta como el alemán, pues en el nuestro las peticiones se basan en cuatro de esos colores, según nos comentaba un alto representante de la marca en nuestro país.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.