Consejo- El Gobierno aprueba un plan para 'impulsar' la radio digital, que tiene un número 'muy reducido' de oyentes

El Consejo de Ministros ha aprobado el Plan de Digitalización del Servicio de Radiodifusión Sonora Terrestre para tratar de 'impulsar' la radio digital, que tiene un número 'muy reducido' de oyentes, según fuentes del Ministerio de Industria, y 'aligerar la carga económica' de los operadores que emiten en digital.

La radio digital se reguló por primera vez en España en 1999 y las emisiones con tecnología digital comenzaron en el año 2000. Desde ese momento se emiten en España 18 cadenas de radio digital de ámbito nacional. Sin embargo, en estos 11 años el mantenimiento de estas emisiones no se ha traducido en un incremento de ventas de aparatos de radio digitales, que son más caras que las tradicionales que captan la señal de FM o AM, ni tampoco ha habido un aumento de oyentes a nivel nacional.

De hecho, según han señalado fuentes del Ministerio de Industria, el número de personas que escuchan la radio digital en España es 'muy reducido', mientras que los operadores han tenido que realizar 'importantes inversiones' para desarrollar y dar a conocer esta tecnología, que a pesar de ofrecer una mejor calidad que las emisiones en analógico no ha logrado imponerse, como sí ha sucedido en la televisión con la TDT, a las emisiones analógicas.

Para el Ministerio de Industria, una de las razones que explican esta desigualdad con la TDT, es que a diferencia de lo que ocurre en televisión, en donde las frecuencias que usaban las cadenas analógicas podían ser utilizadas por las empresas de telefonía, y por tanto, había un 'interés económico' en 'desalojar' esas frecuencias mediante el paso de la tecnología analógica a la digital, el espacio que utilizan las radios analógicas no se pueden usar para otros fines y, por tanto, no hay 'necesidad' de dar el paso a la tecnología digital.

Además, las mismas fuentes han explicado que otra de las diferencias con la televisión digital es que en el caso de la radio todavía no existe un estándar tecnológico de emisión en Europa, y por lo tanto, todo el proceso se encarece. Todo ello ha derivado en que, hasta el momento, el salto de lo analógico a lo digital haya sido 'un fracaso', según el ministerio.

Con el objetivo de cambiar esto, el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros modifica el Real Decreto de 1999 del Plan Técnico Nacional de Radiodifusión Sonora Digital Terrenal, y 'aligera' algunos de los requisitos que tienen que cumplir los operadores que emitan en radio digital. Así por ejemplo, se reduce la obligación de la cobertura nacional que tienen que alcanzar los operadores del 50 por ciento al 20 por ciento de la población.

Con esta medida, el Gobierno pretende conseguir que los operadores, al tener que invertir menos en alcanzar una cobertura mayor, puedan centrarse en algunas zonas concretas, y que en esos municipios la recepción de la señal sea mejor y las radios que emiten en digital se oigan en todas partes. Asimismo, se establece el principio de neutralidad tecnológica para, en lugar de imponer una tecnología concreta de emisión, sea el mercado el que elija un estándar tecnológico.

Por otra parte, el plan incluye medidas de promoción para incrementar la oferta de aparatos de radio capaces de recibir la señal digital y fomentar acuerdos con la industria del automóvil para que los vehículos incluyan sistemas capaces de sintonizar este tipo de emisiones. 'APAGÓN ANALÓGICO'

El plan también prevé la realización de pruebas piloto para evaluar la viabilidad técnica de la digitalización de la radio analógica y un estudio de carácter técnico para evaluar las condiciones que deben darse para el establecimiento de una fecha para el apagado analógico. No obstante, fuentes del Ministerio de Industria han reconocido que los plazos dependerán de que se llegue a un estándar tecnológico y han apuntado que la radio analógica 'puede mantenerse mucho tiempo' e incluso no llegarse a producir un apagón como el de la televisión.

La radio digital permite configurar redes de frecuencia única, evitando la necesidad de cambiar de frecuencia del dial para oír el mismo programa en distintas zonas geográficas, permite un uso más eficiente del espectro radioeléctrico, mejora la calidad de la recepción y tiene capacidad para disponer de una mayor oferta de cadenas.