Conoce la estación de servicio del futuro

¿Te imaginas usar la gasolinera como una lavandería? ¿o como un centro para diagnosticar los males de tu coche? Los ingenieros de BP ya se lo han imaginado y, con otras aplicaciones, están desarrollando lo que han denominado "la estación de servicio del futuro".

Roopali Choraria, directora de Márketing para el Área del Mediterráneo de BP, ha estado explicando, en el marco de los Cursos de Verano de El Escorial, los esfuerzos que está realizando la petrolera para modernizar sus estaciones de servicio de cara al futuro.

Las gasolineras del futuro deberán ser centros preparados para dispensar combustibles más limpios y totalmente diferentes a los que se conocen en la actualidad. Esto se ha de hacer con una total comodidad para el consumidor, que, según Choraria, "buscará experiencias más que bienes materiales". Así, deberán estar preparados para ofrecer hidrógeno y carburantes más limpios permitiendo al cliente pagar desde el propio surtidor o incluso desde el propio vehículo.

En esas gasolineras, además, se podrán obtener servicios como el de lavandería, aparcamiento, núcleo de información para descargar material desde Internet e incluso podrá lograrse un diagnóstico del estado del vehículo con el fin de evitar fallos imprevistos.

Por su parte, José María Pujol Artigas, presidente de la compañía de componentes Ficosa, ha hecho una semblanza de la evolución de su compañía, que, de pasar de un mísero taller en 1949, ha llegado a ser una de las principales multinacionales del sector.

Pujol ha tenido tiempo para desvelar uno de los últimos desarrollos tecnológicos de su empresa: el retrovisor anti-ángulos muertos. Este dispositivo avisa, mediante un pitido o una luz, que no se puede avanzar en un adelantamiento, ya que detecta, a través de un sensor, que se acerca otro vehículo. Este tipo de retrovisor será obligatorio a partir de octubre en autobuses, camiones y vehículos industriales.