Condiciones adversas en Europa pesan en rentabilidad de fabricantes de coches

La agencia de calificación Fitch consideró hoy que las condiciones cada vez más adversas de los mercados pesarán en la rentabilidad y la generación de efectivo de los fabricantes europeos de automóviles en la segunda mitad del año y en el cómputo anual.

Todos los fabricantes europeos, a excepción de Chrysler y Fiat, con una ganancia negativa consolidada, han informado de una disminución en los márgenes de sus operaciones principales al comparar los primeros semestres de 2011 y 2012, según la evaluación de Fitch.

Así, las operaciones del grupo PSA, con calificación BB y perspectiva negativa, y de Fiat, han sido las más afectadas, con márgenes de explotación negativos del 3,3 % y 3,7 %, respectivamente, en el primer semestre de 2012, desde el 1,8 % y 2,1 % negativos en el primer trimestre de 2011.

Renault, con calificación BB y perspectiva estable, ha mantenido positivo el margen operativo, en un 0,4 %, aunque ha disminuido desde el 1,1 % del año anterior, mientras el Grupo Volkswagen, con calificación A- y perspectiva positiva ha reducido el margen de sus cuatro marcas principales al 6,3 %, desde un 6,6 %.

El grupo Daimler, con calificación A- y perspectiva estable, y BMW han disminuido sus márgenes, aunque a un nivel aún más saludable, hasta el 8,5 % y el 11,6 %, respectivamente, desde el 10 % y el 13,3 %.

A pesar de los menores ingresos, la mayoría de fabricantes europeos tiene suficiente margen en sus calificaciones para evitar acciones negativas a corto plazo. Sin embargo, la presión está generando para Fiat y PSA una perspectiva negativa.

Aunque las condiciones agresivas de precios son, en su mayoría, una preocupación para los fabricantes mayoristas, existe una creciente evidencia de que las marcas 'premium' también sufren.

Las ventas de automóviles nuevos han caído un 6,9 % en Europa occidental en el primer semestre del año y Fitch espera que se debilite aún más en el segundo, para cerrar 2012 con una caída entre el 7 % y 8 %.

El deterioro subyacente de los precios se ha visto agravado para varios fabricantes por los costes relacionados con la eliminación gradual de algunos productos clave y su renovación, como es el caso de los modelos compactos de Daimler (Clases A y B), el nuevo Clio de Renault y el Peugeot 208.

Volkswagen es menos dependiente de uno o dos productos por separado, pero las ganancias y los flujos de efectivo se han visto afectadas por los costes de desarrollo asociados con la nueva estrategia modular del grupo.

Según Fitch, el principal factor positivo que apoya los ingresos y la rentabilidad es el sostenido crecimiento en los grandes mercados no europeos, como China, Rusia y EEUU.

Las ventas de automóviles han aumentado en el primer semestre un 14 % en Norteamérica, el 2 % en Suramérica y el 16 % en Asia-Pacífico, lo que contrasta notablemente con la caída de las ventas en Europa occidental.

La presencia relativamente pequeña o demasiado reciente en estos mercados en crecimiento es particular para PSA, Renault y Fiat (a excepción de Chrysler).

Sus ventas se siguen concentrando en Europa, con un debilitamiento notable en los mercados del sur, como España, Italia y Francia, donde la crisis ha tenido un mayor impacto en las ventas de automóviles nuevos.

Fitch ha anunciado que volverá a evaluar el sector del automóvil europeo en los próximos dos meses a partir de un nuevo examen de PSA, Renault y del rendimiento actual y previsto de Fiat.